Persecución y violencia

Dice la Biblia en Mateo 10: 17

“Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán.”

Jesús advirtió a sus seguidores que sufrirían persecución y violencia por su fe y por eso les pidió tener mucho cuidado. La oposición que él enfrentó sería exactamente idéntica a la que sufrirían sus seguidores. No podía ser de otra manera, si al padre de familia lo habían llamado Belzebú, los hijos que podrían esperar.

Las palabras de Jesús a sus discípulos tenían como finalidad hacer de su conocimiento que predicar la palabra de Dios, si bien era un honor y una labor muy loable, en el fondo tenía como riesgo permanente la molestia de quienes se sentían afectados, dañados o fastidiados con las buenas nuevas.

Este mensaje Jesús se los entregó sólo unos meses antes de que se desatara una violenta y feroz arremetida contra la iglesia en Jerusalén que provocó la muerte de Esteban a manos del sanedrín o concilio judío que los acusó injustamente y lo lapidó por una falsa blasfemia, además de iniciar una terrible persecución sobre los creyentes.

Y así ha sido desde entonces, las buenas nuevas de Cristo han tenido como respuesta en muchos lugares la persecución y la violencia y de allí el llamado de Cristo para que tengamos mucho cuidado de los hombres. La frase implica estar alertas y no confiarnos porque la fe no es de todos.

Vivir alertas nos evitará descuido y decepción por haber confiado en alguien o en algunos. Cristo quería que bajo ningún motivo se “bajara la guardia” y mantenerse atentos en un mundo que día a día da muestras de desprecio de la verdad de Cristo y su gran oposición a la salvación de las almas.

La persecución era un tema que Jesús conocía bien. Ni siquiera había cumplido un año cuando tuvo que salir huyendo de Belén ante la persecución que Herodes desató y que costó la vida a decenas de niños menores de dos años y ni que decir de la oposición durante sus tres años de ministerio.

Predicar la verdad siempre incomodará. Señalar la mentira y la falsedad nos harán ganar enemigos gratuitos. Eso es indudable. Cuando eso se hace, Jesús le pide a sus seguidores vivir alertas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: