El resplandor de su venida

Dice la Biblia en 2ª de Tesalonicenses 2: 8 “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida.”

 

Será tan impactante el regreso de Cristo que el enemigo de Dios de cualquier tamaño o cualquier poder será reducido a nada. El resplandor de su venida será tan luminoso que las tinieblas y la oscuridad huirán de su presencia y la luz de la iglesia se encontrará con él para siempre. 

 

El misterio de iniquidad o el plan secreto de maldad servirá como marco o como ambiente para la presentación abierta de un hombre al que el apóstol Pablo llama “inicuo” y otras versiones señalan como “el hombre de anarquía” y “malvado”, quien concentrará gran poder diabólico para engañar a miles.

 

El regreso de Cristo terminará con él de una manera sencilla. El Señor abrirá su boca y expresará su palabra verdadera para terminar con él con todo su poder y su gloria con que vendrá a la tierra para recoger a su iglesia y reunirse para siempre con los santos de todos los tiempos y con aquellos que todavía vivamos.

 

Como en ningún momento de la historia de la humanidad las condiciones para un movimiento de orden mundial está listo. Las redes de comunicación son tan poderosas hoy en día que un suceso que ocurre a miles de kilómetros de distancia puede ser visto en tiempo real por millones de seres desde sus dispositivos móviles. 

 

Ni la radio, ni la televisión lograron lo que el internet ha hecho: volver este mundo una aldea donde muchos pueden conocer en instantes sucesos que en otros tiempos tardaban días y hasta semanas en conocerse. Sin duda alguna el inicuo, el hombre de anarquía y malvado habrá de utilizar esos medios para darse a conocer.

 

El retorno de Cristo será el único evento capaz de derrotarlo porque será con gran poder y con gran gloria, algo de lo que este personaje carece. Su poder del inicuo es artificial y por eso su derrota será relativamente fácil por nuestro Señor Jesucristo, quien ya no vendrá como un débil cordero, sino como el invencible “León de Judá”.

 

La iglesia cristiana espera con ansía este evento porque marca el inicio de la eternidad entre Cristo y su iglesia. El fin de este mundo y el comienzo de la vida perdurable que Jesús prometió a sus seguidores.  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: