La Biblia nos aleja de la mentira y nos acerca a Dios

Dice la Biblia en Salmos 119: 151 “Cercano estás tú, oh Jehová, y todos tus mandamientos son verdad.”

La palabra de Dios hace un milagro grande y portentoso: nos hace sentir muy cerca la presencia de Dios. Esa virtud sola la tiene la Escritura, ningún otro libro en el mundo puede darnos la certeza y la garantía de que Dios está con nosotros para reconfortarnos en medio de cualquier circunstancia.

El salmista ha descubierto esa verdad y se regodea en ella y esa misma verdad hace que de manera constante se acerque a la Biblia para meditar, reflexionar y repensar su contenido. La palabra de Dios conecta a los seres humanos con la presencia de Dios de una manera tal que de manera natural se concluye que sus mandamientos carecen de falsedad.

Sería suficiente con saber que en la Escritura encontramos la verdad de Dios para nunca abandonar la lectura de este bendito libro, pero además de ello a través de su revelación escrita Dios nos provee su presencia en un mundo lleno de maldad y de mucha mentira que nos presiona para acoplarnos a él.

El salmo 119 es un canto a la palabra de Dios. Pero también una plegaria para no dejarla nunca, para no olvidar que tenemos un compromiso con ella y verso a verso su autor nos recuerda todos los beneficios que podemos tener si decidimos que forme parte de nuestra existencia.

La Escritura nos acerca a Dios y nos aleja de la mentira. Con eso sería suficiente para acercarnos a ella con avidez porque siempre resulta triste que nos engañen, pero resulta todavía más lamentable que nos engañemos a nosotros mismos. La Biblia es el mejor antídoto contra esta clase de error.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: