Hacer tropezar a un niño: condena segura

Dice la Biblia en Mateo 18: 6

“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.”

Una de las más enérgicas condenas que hizo Jesús fue para sancionar a aquellos que hicieran tropezar a “algunos de estos pequeños que creen en mí” que por el contexto en que se encuentra colocado el verso podemos decir que se refiere a los niños que han creído en Cristo.

Hacer pecar o hacer que pierdan la confianza en el Señor los niños, como dicen otras versiones de la palabra de Dios tiene reservada una condena muy grande: es mejor colgarse al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar, en otras palabras su vida ya no tiene sentido. Están a nada de perderse.

Los niños tienen una relevancia singular para Jesús. Ellos son los embajadores o los representantes más visibles del reino de los cielos. Así lo estableció cuando los discípulos no querían que los infantes se acercaran al Señor. Les dijo: Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan porque de ellos es el reino de los cielos.

De ese modo queda claro que dañar su vida es afrentar al propio Jesús. Su defensa la hace directamente el Señor y es de tal magnitud el daño que se le puede hacer a estas indefensas creaturas que Cristo advierte seriamente y con una pena sumamente fuerte a quienes osen una acción de esa naturaleza.

Dañar la fe de un niño resulta lo más inhumano. Destruir su confianza en el Señor, despedazar sus sueños o alejarlo de Cristo constituye una de las más grandes equivocaciones que puede haber en esta vida. Quien lo haga pagará con creces su temeraria actitud porque está dañando el alma de un ser inocente.

La fe de un niño es lo más genuino que podemos encontrar en este pervertido mundo y por eso desviarlo de esa senda no tiene perdón, ni redención alguna y quien eso haga es reo de eterna condenación por eso es un fuerte llamado de atención para todos quienes tienen contacto con los niños, pero particularmente los padres cuando sus hijos son niños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: