Cojos y mancos, pero en el cielo

Dice la Biblia en Mateo 18: 8

“Por tanto si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor es entrar en la vida cojo o manco que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.”

De ningún modo este texto incita a la amputación de manos y pies de los creyentes. Es una hipérbole que Jesus utiliza como recurso literario para llamar profundamente la atención de sus seguidores sobre la responsabilidad que tienen sobre sus hombros para evitar escandalizar o hacer tropezar a sus hermanos en la fe.

El esfuerzo que Cristo demanda para evitar dañar la fe de los hijos de Dios solo es equiparable a amputarse una mano o un pie. La idea que quiere compartirnos es que de ser necesario debemos romper absolutamente con aquello que nos haga pecar y en consecuencia provoque lesiones a la fe de los seguidores de Cristo.

Nada puede ser mas importante que el alma salvada de los creyentes. El empeño por mantener nuestra integridad debe ser tan fuerte que debemos estar dispuestos a dejar lo que sea con tal de salvaguardar nuestras obligaciones espirituales. El premio a esta determinación será evitar el infierno.

Jesús quería y quiere que sus seguidores comprendan la naturaleza del compromiso que se adquieren al seguirlo. Es de tal nivel o de tal forma la responsabilidad que cada creyente tiene que deben estar dispuestos a renunciar incondicionalmente a todo aquello que pudiera hundirlos en la maldad y el pecado.

Este verso Jesús lo utilizo exactamente igual en Mateo 5:30 cuando abordo el tema del adulterio en la vida del creyente. El adulterio que sancionaba la ley mosaica era el que ocurría o era descubierto fisicamente. Jesus eleva su nivel cuando señala que basta con que un hombre desee a una mujer en el corazón para ofender a Dios.

El adulterio y todo escándalo equiparado con este pecado debe cortarse de tajo para evitar el escándalo o tropiezo de los creyentes. De esa forma tendremos amplia entrada en el reino de los cielos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *