Paz para los que aman la ley de Dios

Dice la Biblia en Salmos 119: 165

“Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.

Esforzarnos por dedicarle diariamente un tiempo a la Escritura, desearla como se desea lo más importante en la vida y anteponerla como preferente asunto de su existencia tiene como consecuencia natural o como resultado lógico dos bendiciones muy grandes: 1. Mucha paz y 2. La ausencia de tropiezos.

Cuando se entrega uno incondicionalmente a la lectura, la meditación, la reflexión y a poner por obra los mandamientos y preceptos contenidos en la palabra de Dios los resultados resultan sumamente benignos que saltan a la vista y traen para quien lo hace una serie de bendiciones que solo se alcanzan por el compromiso con la revelación escrita de Dios.

El primero de muchos que existen, lo enuncia este texto. Estudiar la Biblia produce en los lectores mucha paz. Bastaría con decir paz, pero el adjetivo “mucha” resalta la cantidad de paz que uno puede disfrutar cuando decide introducirse al estudio de la Escritura. La paz abundante y rebosante es un beneficio que viene con amar la ley de Dios.

La paz es un estado indispensable para vivir tranquilamente en medio un mundo que se bate en medio de la intranquilidad y la zozobra. En una sociedad donde el temor y la incertidumbre parecen las únicas realidades, la paz es un bien indispensable. Que bendición que Dios nos garantice mucha paz si amamos su palabra.

Pero además, comprometernos seriamente con la palabra del Señor nos evitará tropezar, caer, traducen algunas versiones. La expresión tropezar tiene una connotación interesante en su original hebreo. Significa todo aquello que produce vergüenza u oprobio. El tropezar esta asociado con hechos o circunstancias en las que las personas son expuestas al escarnio.

Es una bendición enorme avocarse al estudio y meditación de la palabra con sinceridad y dedicación. Nos dará mucha paz en un mundo intranquilo y evitará que caigamos justamente en medio de una humanidad dispuesta siempre ponerle el pie a quien busca una vida piadosa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: