Suertes

Dice la Biblia en Proverbios 16: 33

“La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es la decisión de ella.”

Echar suertes o sortear fue una actividad muy común entre los hebreos, pero nunca como una actividad lucrativa o donde se involucrara ganar o perder dinero, sino como un mecanismo para conocer la voluntad de Dios en los más diversos aspectos de la existencia humana.

Era un sistema sencillo se utilizaban pedazos de madera o pequeñas piedras que se colocaban ya sea en pliegues recogidos de una prenda de vestir o dentro de una vasija y enseguida se agitaban y luego los participantes sacaba el pedazo de madera o piedrecilla señalada y esa era la suerte.

En la Escritura encontramos muchas ocasiones en las que ese hizo uso de este sistema, una cuando “se echó la suerte” en el barco donde Jonás viajaba a Tarsis huyendo de la presencia de Dios y los marinos recurrieron a esa acción para saber o conocer a quien se debía esa calamidad que están viviendo. La suerte cayó sobre Jonás.

Otra la encontramos es el Nuevo Testamento cuando se elige al sucesor de Judas en el libro de Hechos: entre Matías y Justo. La Escritura dice: “Y les echaron las suertes y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles.” Así se resolvió quien completaría a los doce.

Por supuesto que echar suertes lo encontramos también desvirtuado por lo soldados romanos que “echaron suertes” para ver quien se quedaba con la túnica de Jesús, una prenda, por cierto muy valiosa, porque era de una sola costura.

La Nueva Traducción Viviente traduce este verso así: “Podemos tirar los dados, pero el Señor decide como caen.” El proverbista quiere resaltar la supremacía de la voluntad de Dios frente al deseo del hombre o anhelo. El hombre debe estar siempre dispuesto, pero todo dependerá siempre de lo que Dios determine.

Pablo diría, no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia en Romanos 9: 16. La soberanía de Dios será siempre un enigma para los seres humanos porque son decisiones que el Señor toma de acuerdo a propósitos y objetivos eternos que escapan a nuestra comprensión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: