Sabemos a dónde fue Cristo y sabemos que volverá

Dice la Biblia en Juan 14: 4 “Y sabéis a donde voy, y sabéis el camino.”

Cristo habló de su partida de este mundo y su retorno muchas veces con sus discípulos. Fue tema de conversación y enseñanza con ellos en diversas ocasiones. Algunas de ellas de manera encriptada, pero en muchas otras más de manera clara y llana. Les dijo que se iría, pero que volvería.

Juan, el evangelista, es quien registra muchas de esas pláticas que Jesús tuvo con sus apóstoles sobre un tema que tenía muchas resistencias porque implicaba separarse de un ser en el que ellos descubrieron el amor en su más hermosa expresión. Ellos los despreciados, los rechazados y marginales fueron objeto de la atención del Maestro.

Nadie los había tratado como Él. Los hizo sus discípulos cuando otro maestro los hubiera reprobado porque sencillamente carecían del perfil para tener un maestro que les enseñará la Torá. Vaya, salvo alguno que otro apóstol, la mayoría de ellos ni siquiera tenía los recursos financieros para pagarse un enseñador.

Hablar de la muerte o la separación, entonces, se antojaba como algo completamente sin sentido o fuera de lugar porque ellos quería que siempre estuviera con ellos, pero el plan de Dios era que Cristo se fuera al cielo y de allí volver de nueva cuenta para nunca más separarse de sus seguidores.

En las palabras de Cristo que hoy meditamos, Jesús les dice a su seguidores que ellos sabían a donde iba y que también sabían el camino. Es muy importante notar que usa la expresión “saben” dos veces para comprender que los discípulos conocían tanto la partida de Cristo de este mundo y su dirección.

Su regreso, entonces, lo sabían desde entonces y la revelación escrita nos los recuerda. Cristo volverá para reunirse con su pueblo y celebrar jubilosos el encuentro más esperado porque cuando eso ocurra las dificultades y tribulaciones acabarán. No habrá más tristeza ni más dolor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: