Saltos de alegría

Dice la Biblia Salmos en 68: 3

“Mas los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, y saltarán de alegría.”

El salmo 68 fue compuesto por el rey David para celebrar a Dios y celebrar sus obras. A lo largo de 35 versículos, el salmista canta a un Dios que si bien es majestuoso y poderoso, a la vez atiende asuntos tan humanos y dolorosos como la viudez y la orfandad, que protege a los desamparados y saca a los cautivos a prosperidad.

David quiere dejar en claro que la maldad tendrá un fin. Que los enemigos de Dios tendrán su castigo y que los que aborrecen al Señor huirán de su presencia. El salmista es explícito a la hora de precisar lo que ha de ocurrir con los impíos, que hoy por hoy se levantan altivos y poderosos como si no serán castigados.

El fin del mal, el castigo de los malvados que nunca quisieron saber nada de Dios y que por el contrario lo afrentaron contrastará con la recompensa de los justos que sufrieron y lloraron por la presión que vivieron frente a la maldad y por eso se alegrarán y gozarán, una reiteración que sirve para señalar el altísimo grado de regocijo que tendrán.

Será tal su gozo que saltarán emocionados. Los saltos que darán estarán plenamente justificados porque el mal, causante de todas las desgracias humanas, habrá llegado a su fin. Ese día la bondad reinará para siempre y no veremos más los efectos del mal que produce mucha tribulación y que atosiga a los justos.

Dios habrá propinado para ese entonces, el golpe final al maligno y todos sus secuaces y estas palabras que escribe el salmista nos recuerdan que debemos resistir, tenemos que mantenernos firmes ante las acechanzas del mal porque su fin está próximo y lo habremos de presenciar.

La celebración que nos espera con él será jubilosa, estruendosa y emocionante. Los justos saltarán, mientras los malvados serán castigados. Mantengamos firme nuestra confianza en Cristo y no nos dejemos arrastrar por el pecado que promueven los malvados, sino que seamos sobrios y velemos para participar en la fiesta de Cristo para siempre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: