Los enviados serán perseguidos

Dice la Biblia en Mateo 10: 23

“Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, ante que venga el Hijo del Hombre.”

Introducción

La persecución forma parte de la dinámica del servicio de quienes son enviados por Cristo a compartir su palabra. La frase “cuando os persigan” nos muestra que predicación y persecución son expresiones ligadas estrechamente. La expresión nos recuerda que tarde o temprano los seguidores de Cristo sufrirán persecución.

Como consecuencia natural del odio o aborrecimiento que vendrá a la vida de los apóstoles enviados por Cristo, a su existencia llegará la persecución. Queda claro que Cristo advirtió a sus seguidores de las grandes adversidades que habrían de enfrentar en su labor misionera.

La persecución es la marca indeleble de la veracidad de la fe en Jesucristo. Por qué si lo creyentes en Cristo son unos ilusos y su fe carece de veracidad son objeto de persecución en todo tiempo de la historia de la humanidad. No tiene sentido perseguir a unos pobres lunáticos o fanáticos que creen una mentira.

Los enviados serán perseguidos

I. Por todos lados
II. Antes que venga Cristo

Cuando pensamos en todas las adversidades que enfrentaran los enviados a compartir el evangelio uno no deja de conmoverse y conmocionarse debido a la alta carga de dificultades que se han de presentar por promover y anunciar las buenas nuevas de Jesucristo, el mensaje de reconciliación.

Si bien es cierto que impacta sobre manera saber que se recibirán poderosos ataques a nuestra vida, también es muy cierto que podemos tomar fuerza e inspiración de Cristo Jesús que fue el primer perseguido. No tenía ni un año de edad y ya era objeto del odio demencial de Herodes.

Este monarca lo exilió hasta Egipto a donde huyó y no volvió hasta que murió este pervertido rey que al verse burlado mandó a matar a todos los niños menores de tres año como represalia por haber sido burlados por los magos de oriente.
Ni que decir de su ministerio terrenal. Fue perseguido por todos y se alegraron cuando fue condenado a la cruz del Calvario. Vivió perseguido y murió cruentamente. Esa es la vida de quien seguimos.

I. Por todos lados

Jesús le dijo a sus seguidores que serían perseguidos por todos lados. Mateo, quien registró este discurso, señala que Cristo les pidió a los apóstoles que cuando comenzarán a hostigarlos ellos debían de huir. Es interesante notar que no les pidió que fueran mártires, sino que escaparan.

Huir podría pensarse que es de cobardes, pero según leemos en este evangelio es una recomendación que Cristo da a sus seguidores y que válida, pero advierte que irán de ciudad en ciudad y recorrerán todas las ciudades a causa de sus perseguidores, justamente como ocurrió en el libro de los Hechos.

Algunos asocian estas palabras de Cristo con los tiempos finales porque en efecto aparecen en el discurso escatológico o de eventos futuros en el propio evangelio de Mateo y en otros evangelios, sin embargo el primer cumplimiento de estas palabras ocurre justamente durante el libro de los Hechos.

En la 2ª Carta de Pablo a Timoteo 3: 12 encontramos:

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.”

El cristianismo siempre resultará incómodo. Nunca tendrá simpatías en temas que el mundo no quiere tener ninguna reprensión, como el pecado y la inmoralidad sexual o temas en los que la Biblia es categórica como la condena del homosexualidad o lesbianismo, en los cuales la iglesia cristiana es inamovible.

II. Antes que venga Cristo

La persecución tiene una fecha de caducidad, terminará justamente cuando el Señor regrese a la tierra. Con estas palabras Cristo le dice a sus seguidores que mientras la iglesia este en el mundo será cercada y perseguida.

La iglesia y sus integrantes padecerá una y otra vez toda clase de hostilidades, pero deben perseverar hasta el fin cuando Cristo retorne a la tierra. Tendrá un fin el hecho de que se nos acuse o señale por nuestra fe. Concluirá estas dificultades cuando el Señor aparezca en el cielo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: