Salmo 110: 1 El reinado del Mesías sobre la tierra

Salmos 110: 1

Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

El reinado del Mesías sobre la tierra

I. Con la derrota completa de los enemigos

Introducción

El salmo 110 es un salmo que presenta el reinado del Mesías sobre la tierra. El Salmo fue escrito por David muy probablemente para ser recitado cuando su hijo Salomón asumiera como rey de Israel y por ello contiene algunos textos que hablan sobre él como cuando se refiere a su juventud.

Sin embargo contiene otros versos que se refieren al Mesías propiamente como el que se refiere a su condición de su sacerdote, según el orden de Melquisedec. Por ello tanto judíos como cristianos coinciden en señalar que este salmo es una referencia inequívoca a lo que habrá de ser el reino del Mesías o el Cristo.

Y el primer verso abre el salmo con una declaración sobre la derrota de todos los enemigos del Mesías. Una derrota aplastante y humillante para quienes se opusieron abiertamente al reino de Dios por parte del Señor que de esa forma entregará al Ungido el reino sin adversarios.

Este texto fue utilizado por el propio Cristo para reclamarlo como una referencia a su persona. Es hecho nos permite asegurar de manera categórica que la pieza que David compuso inspirado por el Espíritu Santo fue para anunciar unos 1000 años antes de su aparición lo que habrá de ser el gobierno mundial del Mesías.

Su gobierno será mundial y tendrá como característica esencial que todos sus enemigos habrán sido derrotados y no tendrá oposición alguna para mandar y ordenar sobre toda la creación. Su gobierno no tendrá ningún opositor que le pueda resistir o evitar que sus designios se cumplan.

Antes de comenzar nuestro primer estudio sobre este salmo es importante señalar que el primer verso de la Biblia hebrea traduce al español el primer verso de la siguiente manera:

“De David. Salmo.
Dijo el Eterno a mi señor (el rey) Siéntate a mi diestra hasta que haga de tus enemigos un estrado para tus pies.”

Dicho lo anterior, procederemos con el primer punto de este salmo que tiene como título “El reinado del Mesías sobre la tierra.”

I. Con la derrota completa de los enemigos

A. Por parte de Dios

B. Que serán pisoteados

Los enemigos de Dios serán destruidos. El mundo o la creación se divide en dos clases de personas. Los amigos de Dios o los enemigos de Dios. Encontramos, por ejemplo, en Santiago 2: 23 dice: “Y se cumplió la Escritura que dice Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia y fue llamado amigo de Dios.”

Abraham tiene el honor de ser llamado “amigo de Dios” porque obedeció a lo que Dios le pidió. Salió de su tierra y viajó a un lugar desconocido que sería la patria de su descendencia cuando no tenía ni hijos. Y ofreció como ofrenda a su hijo Isaac, pero Dios lo detuvo para que le hiciera daño.

El padre de la fe fue un amigo de Dios que falló en algunas ocasiones, pero siempre se levantó para seguir adelante y por eso es llamado el padre de la nación hebrea y se mantiene siempre como pilar y figura digna de imitar al hablar de seguridad y confianza en el Señor.

Abraham le enseñó a sus descendientes a buscar la amistad con Dios, lo que lo convirtió en un blanco predilecto de los enemigos de Dios porque así como hay amigos de Dios también hay enemigos. El salmo 110 nos habla de ellos y nos dice claramente que ellos serán derrotados completamente.

A. Por parte de Dios

Dios se encargará de poner a los enemigos del Mesías en completa derrota. La palabra enemigos procede de la raíz hebrea “oyeb” y se utiliza para referirse a alguien que se opone.

En Números 10: 35 encontramos el siguiente texto: “Cuando el arca se movía, Moisés decía: “Levántate, oh Jehová, y sean dispersados tus enemigos, y huyan de tu presencia los que te aborrecen.” Moisés señala allí que Dios tiene enemigos que aborrecen el nombre de nuestro buen Dios.

Los enemigos de Dios, entonces, siempre han existido. Frente a los justos que sirven a Dios con todo su ser siempre encontraremos a los malvados y malignos que se oponen a todo lo que signifique Dios. En 1ª Samuel 18: 29 encontramos esta verdad: “Y Saúl tenía aún más miedo de David; y Saúl se convirtió en enemigo de David continuamente.”

Este verso nos muestra como es un enemigo, que hace y cuanto tiempo dura su enemistad. David tuvo en Saúl un enemigo que buscó matarlo. No solo hacerle daño, sino destruirlo y no fue un mes o unos años, sino toda la vida. Los enemigos de Dios son exactamente iguales. No dan tregua y jamás cambiarán de actitud.

Los enemigos de Dios son tan obstinados y difícilmente cambiarán de forma de pensar que Dios advierte a su pueblo el peligro de formar parte de esa clase de personas. En Santiago 4: 4 encontramos una primera advertencia contra esta posibilidad.

La razón de esta advertencia la encontramos en que los enemigos de Dios serán derrotados completamente. En los tiempos que se escribió este salmo los enemigos que eran derrotados generalmente tenían como único destino la muerte y el despojo de todos sus bienes.

Dios se encargará de esta obra. El Señor mismo será el encargado de derrotarlos absolutamente.

B. Que serán pisoteados

El primer verso de este salmo dice claramente que los enemigos del Señor serán puestos como estrados de los pies del Mesías. La figura que utiliza es importante comprenderla porque quiere decir que serán pisoteados que tiene como intención comunicar la idea de que serán humillados.

Los enemigos de Dios hacen mofa de lo santo, se burlan del pueblo de Dios, se ríen de la palabra de Dios y de mil formas ridiculizan al Señor y su pueblo, pero su derrota será completa cuando el Mesías reine sobre la tierra.

Hoy por hoy la victoria de Cristo no ha abierto la puerta a la libertad y aunque el maligno ha sido derrotado en la cruz del calvario, todavía tiene influencia para infringir dolor y sufrimiento, sin embargo cuando el Señor aparezca la derrota de la maldad será completa porque será vencida con el poder de Dios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: