El regreso de Cristo restaurará la creación

Dice la Biblia en Isaías 11: 6 “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos y un niño los pastoreará.”

El reinado del Mesías restaurará la paz que se perdió con el pecado de Adán. La creación sufrió una terrible modificación cuando nuestros primeros padres desobedecieron al Señor y dicho cambio afectó a la propia naturaleza, pero también la orientación de los seres vivos que habitaban la tierra.

El regreso de Cristo es promisorio porque restaurará muchas cosas que hoy parecen tan naturales, pero que en realidad nunca fueron planeadas de esa forma como la violencia de algunos animales y sobre todo como el objetivo de vida de los seres humanos, que fueron diseñados para tener comunión con Dios y no para darle la espalda.

El profeta Isaías fue de los videntes de Dios que más habló sobre el reinado del Mesías y que Cristo cumplió en un principio y que terminará o concluirá justamente cuando regrese a la tierra a gobernar con justicia sobre toda la humanidad, una vez renovados los cielos y la tierra, según anunciaron los apóstoles del Señor, Pablo, Juan y Pedro.

Su retorno será para restaurar su creación que fue sujeta a vanidad, como dice Pablo, y que está sometida al pecado de los hombres que la han dañado en todo el planeta, pero que cuando el Señor vuelva habrá de regresar a su normalidad trastocada por la maldad de los seres humanos.

La figura para representar ese suceso no pudo ser mejor elegida por Isaías con la convivencia entre animales violentos y animales pacíficos porque de ese tamaño será la transformación que se habrá de sentir en el mundo cuando el Mesías o el Cristo reine por siempre.

Los creyentes anhelamos ese evento porque pondrá fin a todos los afanes, pero sobre todo concluirá con el reino del mal que hoy por hoy se manifiesta de las más pervertidas formas en cualquier parte de este mundo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: