El valor de la experiencia

Dice la Biblia en 1º de Reyes 12: 8

“Pero él dejó el consejo que los ancianos le habían dado, y pidió consejo de los jóvenes que se habían criado con él, y estaban delante de él.”

Roboam fue hijo de Salomón. A la muerte de su padre heredó el reino de Israel. Cuarenta años de gobierno desgastaron a su ascendiente. El territorio se ensanchó y se hicieron grandes obras como el templo de Jerusalén, pero fue un alto costo que inquietó y molestó severamente a un sector social que pugnaba por una tributación menos exigente y pesada.

Roboam heredó, sí, un imperio robusto, poderoso y grande, pero también problemas propios de la gobernanza de una nación que deseaba un cambio radical en la forma de gobernar. Estaba ante un gran reto en su vida y sobre todo ante el grave peligro de un cisma entre los hijos de Israel.

En una encrucijada tan compleja era necesario tomar decisiones que de ningún modo eran sencillas y Roboam dio el primer paso que parecía razonable: escuchar el consejo de los ancianos quienes le pidieron una actitud humilde ante el pueblo y sobre todo un trato afable con todos ellos.

Pero también escuchó el consejo de jóvenes que como él habían crecido entre la realeza y ellos le dijeron que de ningún modo debía dar muestras de debilidad, sino de fuerza y poder y le indicaron que tenía que endurecer aún más que su padre su trato para con todo el pueblo de Israel. Y Roboam los escuchó e hizo como ellos dijeron. El desastre fue total.

La Escritura dejó este texto que hoy meditamos para comprender que entre un consejo de un anciano y el de un joven, debemos valorar siempre más el del primero. La experiencia siempre será un factor determinante. Una persona que ha vivido sabrá que decirnos. En cambio un joven por más inteligente que sea siempre tendrá falta de experiencia.

Las vivencias son fundamentales a la hora de recibir un consejo. Una persona de más de 60 años hablará siempre desde el pódium de la vida, desde el conocimiento que dan los años y eso es de gran valía, frente a muchachos que carecen de la pedagogía que da la existencia misma.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: