El soborno

Dice la Biblia en Proverbios 17: 8 “Piedra preciosa es el soborno para el que lo practica; adondequiera que se vuelve halla prosperidad.”

Confieso que por alguna razón no me había detenido el tiempo suficiente para leer y releer este texto. Los proverbios de la palabra de Dios exigen una lectura lenta y detenida para meditar profundamente en sus verdades a fin de obtener el máximo de sus beneficios porque en cada sentencia hay una profundidad sin fin.

Las diferentes versiones de la Escritura traducen este texto de las siguientes formas:  “El soborno es como tener un amuleto de la suerte ¡el que lo da, prospera!” (NTV).“Varamágica es el soborno para quien lo ofrece, pues todo lo que emprende lo consigue.” (NVI).

 “El que practica el soborno cree tener poderes mágicos, pues alcanza el éxito en todo lo que emprende.” (DHH) “El que da dinero a otros para que le hagan favores cree tener una varita mágica, para conseguir siempre lo que quiere.” (TLA).

Es poco lo que se puede agregar ante la claridad del mensaje del rey Salomón. Tal vez podríamos señalar el auto engaño de las personas que para progresar emplean el soborno o dar dinero para alcanzar sus fines. No es una prosperidad que venga del cielo, sino más bien un mecanismo perverso que termina dañando a quienes lo hacen.

Lo que si podemos afirmar es que el soborno es tan antiguo casi, casi, desde que el hombre apareció en la tierra. Y es así porque forma parte de la corrupción moral en la que cayó el hombre cuando pecó en el huerto del Edén. A partir de allí su concepción de la vida quedó dañado y una de sus peores manifestaciones es precisamente el cohecho.

La palabra “soborno” procede de la raíz hebra “sochad” que significa regalo, presente y/o recompensa. Generalmente se utiliza para señalar la perversión en la justicia al subvencionar a los jueces para obtener un beneficio en un litigio. Pero en la actualidad la expresión se utiliza para referirse a todo aquel acto de dar dinero para obtener canonjías.

Salomón quiere desengañar a quienes practican sistemáticamente esta actividad para hacerles ver que es un error creer que obtienen sus riquezas porque son inteligentes. En realidad cualquiera con un poco de dinero podría hacer lo mismo y obtener exactamente el mismo resultado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: