Alabanza en gran manera

Dice la Biblia en Salmos 109: 30 Yo alabaré a Jehová en gran manera con mi boca, y en medio de muchos le alabaré.

El salmista que escribió estas palabras anuncia la forma en la que piensa alabar a Dios: lo quiere hacer espectacularmente, grandiosamente y fuera de lo común u ordinario, según se desprende de su expresión “gran manera” sin importar que este en medio de muchos, es decir, se desplayará o explayará sin “recato”.

Fue el rey David quien hizo esta declaración en un salmo escrito para rogar a Dios con todo el ser que se apiade de nuestras almas cuando estamos frente a nuestros enemigos, pero no cualquier clase de adversarios, sino de aquellos que son implacables que no se detendrán hasta destruirnos.

En esa pieza compuesta por el monarca de Israel, después de solicitar el auxilio divino frente a los malvados que conspiran contra él, anuncia la clase de alabanza que rendirá a Dios, una alabanza cargada de emotividad, llena de gozo y alegría y rebosante de gratitud ante muchos.

No es que David promueva el emocionalismo o que pretenda que los adoradores de Dios escandalicen. No. Lo que David quiere es que la alabanza a Dios se haga con singularidad, de tal manera que concuerde o que se aliene entre lo que es Dios y lo que merece recibir de tributo u honra.

Nuestros Dios es muy grande y merece una exaltación acorde a su naturaleza grandiosa. No puede ser de otra manera. El Creador de los cielos y la tierra no puede, ni debe recibir una adoración pequeña. Él es digno ser en gran manera alabado.

El sol y las estrellas, los montes y collados, los valles y los ríos prorrumpen en alabanza a su nombre porque nosotros habremos de ofrecerle una alabanza por debajo de lo que le ofrecen sus creaturas. De ningún modo. Debemos seguir el ejemplo de David que se compromete a ofrecer una alabanza en gran manera con su boca.

La expresión “en gran manera” procede de una sola palabra hebrea cuya raíz es “meod” y se traduce como fuertemente o con vigor, pero también se utiliza para señalar un grado o magnitud, en este sentido también se puede traducir como abundantemente o extremadamente.

Dios quiere que lo alabemos así con fuerza o vigor abundantemente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: