Ni envidia ni convivencia con los malvados

Dice la Biblia en Proverbios 24: 1 No tengas envidia de los hombres malos, ni desees estar con ellos.

Salomón hace dos recomendaciones a los lectores de sus proverbios: 1. Que no tengan envidia de los hombres malos y 2. Que no deseen estar con los hombres malos. En síntesis que procuren con toda sus fuerza evitar a como de lugar relacionarse o convivir con los malvados, seres rendidos o entregados completamente a su naturaleza caída o mala.

Estas recomendaciones las hace Salomón porque resulta muy atractiva la vida de quienes han dado la espalda a Dios y parecen felices, sin congojas y sin preocupaciones y casi siempre con una vida material ascendiente. Su vida parece que entre más maldad practican mejor les va en todo. Parecen triunfadores y hombres que lo logran todo.

Nadie puede envidiar a una persona arruinada, ni tampoco se desea estar con alguien al que la maldad ha castigado. Más bien muchos quieren relacionarse con aquella clase de personas que parece que lo tienen todo, sin cuestionar si para llegar a ese nivel de vida hayan practicado la maldad.

Honore de Balzac tiene una frase que bien puede retratar a esta clase de personas malvadas: Detrás de cada gran fortuna, casi siempre hay un crimen.

De repente un hombre de bien puede envidiarlos, sobre todo cuando derrochan dinero, obtienen lujos y viven placenteramente sin pensar o razonar que darán cuenta de su conducta ante el Creador, pero nunca debe olvidar que tarde o temprano serán juzgados por sus actos y casi siempre en está vida pagarán por la maldad con la que vivieron.

Salomón le pide a sus lectores que tampoco se relacionen con ellos porque la tentación que todos tienen es de establecer una relación con esta clase de personajes poderosos que han llegado a la cúspide del éxito a base de maldades, robos, ruindades o a veces hasta crímenes.

Para que envidiarlos y para que querer relacionarnos con ellos, si son como el tamo que arrebata el viento o como la flor que en la mañana es cortada en la tarde se seca y luego es quemada por el fuego.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: