Los beneficios del Creador

La Biblia dice en Salmos 104: 24 ¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios.

La creación tiene un diseño perfecto. El Creador del universo la hizo sin error alguno. El pecado introducido por el hombre ha dado al traste con mucha de esa perfección, pero a pesar de ello todavía se conserva parte de esta obra impresionante que nos sirve para recordar que Dios es real.

El salmista que escribe este verso menciona algunas de ellas para sostener su argumento de que Dios es grande como grande es la creación. Aquí algunas.

Hace producir heno para las bestias y la hierba para el servicio del hombre sacando pan de ellas.  De la tierra se obtiene el vino que alegra el corazón del hombre y el aceite que hace brillar el rostro.

Llena de savia los árboles y allí anidan las aves. Los montes altos son para las cabras monteses y las peñas son madrigueras para los conejos.  La luna y el sol para marcar el tiempo de los hombres.

La lluvia a su tiempo, el frío, el calor son enviados a la tierra con una sabiduría infinita para sustentarla. La tinieblas y la luz de la mañana llegan justo en su tiempo indicado para permitir al hombre hacer su labor de día.

Son incontables todas las obras que Dios hace día con día. Muchas de ellas pasan desapercibidas para muchas personas, pero cuando nos detenemos a pensar en ellas, podemos expresar lo mismo que el salmista: cuán innumerables son tus obras, Señor. La tierra está llena de tus beneficios.

Creyentes o no creyentes, justos e injustos, piadosos y impíos disfrutan de los beneficios que Dios da por el solo hecho de habitar la tierra. Espera de sus hijos una actitud distinta de quienes no solo. Espera gratitud y reconocimiento por todas y cada una de sus obras hechas con bondad y compasión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: