Prioridades

La Biblia dice en Hageo 1: 2

Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada.

Se dice que el interés en algo o alguien define las prioridades de una persona. En la vida los seres humanos consciente o inconscientemente tenemos preferencias o inclinaciones muy marcadas hacia personas, dinero, actividades y a ellas dirigimos nuestro esfuerzo, dedicación y tiempo.

En muchas ocasiones la mayoría de las veces nuestras prioridades no están en concordancia con la voluntad de Dios. Aunque cumplamos con algunos de los mandamientos que el Señor nos ordena, en realidad nuestro interés no se centra en lo que Dios pide o demanda de nuestras vidas.

Esa experiencia la estaba viviendo los judíos que habían retornado del cautiverio babilónico y estaban instalados en Jerusalén. Llegaron y lo primero que hicieron fue rehabilitar sus casas, en algunos casos destruidas completamente para reiniciar su vida en la tierra de la que estuvieron ausentes por más de 70 años.

Sin embargo con el paso de los días, las semanas y meses ellos quedaron bien instalados y el templo de Jerusalén continuó destruido. Era evidente la situación y para lavar un poco su conciencia ante esta penosa situación postergaban su remodelación diciendo que aún no era tiempo.

Evidentemente sus prioridades o su prioridad no estaba en la casa del Señor. Ellos tenían otros intereses y a ellos estaban avocados pensando que Dios ignoraba su forma de concebir sus gustos o inclinaciones, pero el Señor sabía perfectamente su situación y les envió un profeta para hacerles ver su error.

Hageo trajo la palabra de Dios para recordarles que lo primero en la vida de las personas revela su interés. En el caso de Dios o es primer lugar o cualquier cosa puede usurpar su trono. El problema de caer en semejante situación es que el tiempo y esfuerzo se dedicará a cosas vanas y al final de la existencia los resultados serán frustrantes.

En cambio tener como algo primordial todo lo relacionado con la obra de Dios hará que nuestra inversión de vida sea lo eterno y en consecuencia cosechemos valores espirituales que resultan de enfocar todas las baterías a lo que no se ve y que es para siempre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: