Falta poquito

La Biblia dice en Hebreos 10: 37 Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

El autor de la carta a los Hebreos toma el texto del profeta Habacuc para referirse al inminente regreso de Cristo y la necesidad de perseverar o mantenerse firme porque el suceso ocurrirá y solo demanda paciencia en la espera para obtener el galardón que Dios prometió a quienes anhelan el retorno glorioso de Jesucristo.

La epístola a los Hebreos fue escrita para animar a los judíos que habían creído en Jesús y que vivían bajo un presión social muy dura debido a que en Jerusalén nada parecía haber cambiado. El templo seguía funcionando con sacrificios ofrecidos por los sacerdotes y las fiestas israelitas se seguían celebrando, sin que nada pareciera cambiar.

El retorno de Jesús se antojaba, bajo esas condiciones, como un hecho lejano o muy tardado, lo que traía a la vida de los creyentes un doble problema. Por un lado desánimo porque si Jesús tarda para que esperarlo y por otro lado apego a este mundo como si aquí fuera a ser el hogar eterno de los creyentes.

El autor de la carta les trae, entonces, a memoria lo ocurrido en el tiempo de Habacuc. Dios le dio un promesa o advertencia de que los caldeos, es decir, los babilonios habrían de llegar a Jerusalén, destruirían el templo y la ciudad y nadie lo creyó porque lo dijo con muchos años de anticipación.

Sin embargo las palabras del profeta Habacuc se cumplieron en el 584 aproximadamente cuando Nabucodonosor entró en la capital de Israel y la arrasó, quemando el templo y llevándose cautivos a cientos de hebreos a Babilonia donde estuvieron retenidos por más de setenta años.

El Señor no quiere que suceda lo mismo a su iglesia y por eso escribe que falta solo un poquito para que venga el que habrá de venir, es decir el Señor Jesucristo puede aparecerse en el momento menos esperado y tomar de sorpresa a quienes se descuidaron y no lo esperaron.

La idea que impregna este texto es que falta poquito para encontrarnos con el Señor y debemos estar preparados y alerta todos los días.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: