Dios nos ofrece luz y alegría

La Biblia dice en Salmos 97: 11 Luz está sembrada para el justo y alegría para los rectos de corazón.

Los rectos de corazón y los justos son la misma persona. Un justo es recto en su corazón y un recto de corazón irremediablemente se convierte en un justo. Para esa clase de persona hay dos bendiciones enormes en esta tierra. La primera es que tendrá luz en su vida y la segunda es que tendrá alegría.

La luz es fundamental para vivir o saber vivir en un mundo lleno de oscuridad. El mundo vive en tinieblas espirituales. Poco o nada sabe de su responsabilidad delante del Creador. Al justo o recto de corazón se le promete que en medio de esta densa falta de claridad tendrá iluminación.

Su justicia delante de Dios y su rectitud ante el Señor hará que pueda vivir sin tropezar, sabrá sortear las trampas en las que el común de personas caerá fácilmente porque la luz de Dios le prevendrá para dirigir sus pasos en la senda correcta. Siempre tendrá el auxilio divino a la hora de cruzar el valle de sombra de muerte.

La luz es un atributo divino. No es que Dios tenga luz, sino que él es la luz. Buscar la luz es buscar a Dios. Y consecuentemente la claridad en sus decisiones le acompañará siempre al hombre o la mujer que decida acercarse a Dios para contemplar con toda certeza lo que sucede en este mundo y desistirse de seguirlo en sus locuras.

Además de todo esto, al justo o recto de corazón lo acompañará la alegría. Vivir alegremente es un don de Dios porque la alegría se manifestará no solo cuando haya razones para estarlo, sino también cuando no hay motivo alguno para alegrarse. Dios le dará alegría a los  justos.

La alegría es don de Dios también porque la ofrece en esos momentos en los que pareciera que no hay motivo o razón para estar contentos. La razón para tener alegría en la adversidad resulta de ver las cosas exactamente como el Señor la ve. Esa capacidad procede de su misericordia y bondad infinitas.

Luz y alegría son el ofrecimiento para nuestra vida y solo un corazón endurecido lo puede rechazar porque si lo rechazamos lo único que tendremos en esta existencia será oscuridad y una tristeza que a pesar de tener todo resuelto en la vida seremos incapaces de reflejar gozo en nuestras vidas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: