Un esposo valiente

La Biblia dice en Josué 15: 16 y dijo Caleb: Al que atacare a Quiriat-sefer, y la tomare, yo le daré mi hija Acsa por mujer.

Caleb fue un valeroso guerrero judío. Con Josué fue de los dos únicos que salieron de Egipto y llegaron con vida a la tierra prometida. Sus amigos y familiares quedaron postrados en el desierto porque se rebelaron una y otra vez a lo que Dios les ordenaba y pedía y no pudieron ver cumplida la promesa que habían recibido.

Su valentía quedó demostrada una y otra vez. La primera fue cuando Moisés lo envió a espiar la tierra prometida. A su regreso junto con Josué afirmó que la tierra sería suya, a pesar de los gigantes que la habitaban y eso le valió el despreció y amenaza de los otros diez espías, pero el reconocimiento de Moisés y de Dios.

Ya instalado en la tierra prometida de nueva cuenta dio muestra de su valor al expulsar de su tierra a los gigantes hijos de Anac y cuando su hija estaba en edad de casarse, buscó, como era la costumbre de esos días, un marido para ella y como principal característica de cualquier prospecto fue su ausencia de cobardía.

La hija de Caleb se casó con un hombre valiente y esforzado. No un cobarde, ni miedoso, sino un hombre valeroso, un hombre sin temor, atrevido, que no le asustaban los retos, pero sobre todo que valoraba mucho a su hija al grado de poner en riesgo su integridad para obtener su mano.

La vara para casarse con la hija de Caleb era muy alta y hubo un hombre que aceptó el trato y tomó la ciudad de Quiriat-sefer. Que sacrificio o que demanda era tan grande o tan complicada para tener esposa. Para este varón, ninguna. Poca cosa se hacen las adversidades cuando amamos. Cuando no, cualquier pretexto nos aleja de una mujer.

El matrimonio es una relación en la que se pide al marido que sea valiente. Valiente para alcanzar primero el amor de su esposa, pero luego también para mantener su vida matrimonial. Esposos valerosos, sin miedo a los retos y a las adversidades que antepongan a su esposa como su bien más preciado son hoy en día más que necesarios.

Un esposo cobarde que renuncia a amar o que hace a un lado su compromiso con su esposa es algo contrario a la voluntad de Dios.  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: