Cristo restaurará todas las cosas

La Biblia dice en Hechos 3: 21 A quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de las que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempos antiguos.

En estos días ha impresionado el hecho de que especies  que habían sido desplazadas de su hábitat retornen a playas, campos y hasta ciudades ante el confinamiento de hombres y mujeres por la pandemia del Covid-19. Aves,  bestias salvajes y todo tipo de animales han regresado a lo que fue siempre su casa, pero que por el desarrollo urbano emigraron.

Aunque es temporal y no será definitivo, en estos días  estamos presenciando la restauración del reino animal y estamos impresionados porque dábamos por hecho que esos animales se habían ido y no regresarían al hábitat humano, sin embargo su presencia nos trae a la memoria que el mundo tal como lo conocemos ahora no fue siempre así.

En el relato de Génesis descubrimos que el pecado de Adán y Eva trastocaron seriamente la creación. De ser un paraíso pasó a ser un lugar donde crecieron espinos y abrojos y los animales se volvieron peligrosos y solo algunos quedaron para ser domesticados por los hombres. La creación no fue lo que hoy es. Fue distinta.

En su discurso después de sanar junto con Juan a un cojo de nacimiento, Pedro aborda el tema de la restauración. Pedro nos dice varias verdades en el texto que hoy reflexionamos. Nos dice que Cristo estará en el cielo por un tiempo determinado antes de volver a la tierra para restaurar todas las cosas.

La palabra restauración que se usa en este verso es la única vez que aparece en el Nuevo Testamento. Muchos comentaristas piensan que se refiere al acto por el cual el Señor regresará a la creación al estado antes de la caída. Otros piensan que se refiere al retorno a la verdadera teocracia, es decir al gobierno de Dios y no del ser humano.

Pueden ser ambas condiciones a las que se refiere Pedro cuando se dirige a sus compatriotas para explicar el poder de Jesucristo para sanar a un enfermo. La creación será restaurada cuando Cristo regrese y entonces veremos lo que vio Isaías en su profecía: el niño jugará con el áspid y el mundo será gobernado por el Mesías.

La restauración es, entonces, la esperanza que albergan quienes esperan el regreso de nuestro bendito Salvador. Con razón Pablo decía que cosas que ojo no vio, ni han subido a corazón de hombre son las que Dios nos ha preparados a todos los que amamos al Señor.

Si nos impresiona en estos días ver animales regresando a su hábitat que será ver la restauración de la creación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: