Perseguidos, pero no derrotados

La Biblia dice en Hechos 8: 4 Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.

El crecimiento exponencial de la iglesia en Jerusalén luego del día de Pentecostés, cincuenta días después de la muerte de Cristo provocó molestia en la clase sacerdotal judía y también en los fariseos, saduceos y escribas que arremetieron contra los creyentes en una violenta persecución.

Querían a toda costa detener la propagación de la nueva fe en ese personaje llamado Jesús, del que se habían desecho enviándolo a la cruz, pero que ahora sus seguidores decían que estaba vivo haciendo milagros y señales en su nombre llevando a miles de hebreos a abrazar los principios que enseñó.

Los persiguieron, los encarcelaron y hasta los mataron, pero el efecto que perseguían no lo alcanzaron porque en lugar de callar a los miembros, intimidarlos o lograr que dejarán de predicar a Jesucristo, éstos por donde iban hablaban de Cristo a quien sea y donde sea, sin importar lo que estaba pasando.

Que importante lección nos han legado los cristianos de la iglesia de Jerusalén. Qué importaba lo que estaban pasando, qué importaba que los estaban persiguiendo. Nada. Ellos estaban plenamente convencidos de que la intolerancia contra su fe formaba parte de la vida cristiana.

El ejemplo que podemos abrevar de estos creyentes es que las circunstancias jamás deben imponerse sobre nuestra fe. Las adversidades en lugar de convertirse en una obstáculo deben ser un impulso no solo para seguir creyendo, sino tanto más para hablar de quien nos amó y nos salvó.

La iglesia, que está formada por todos los que han creído y recibido a Jesucristo en su vida, tiene una vocación ineludible y es la de anunciar a Jesucristo, sin importar lo que este sucediendo en su entorno. No se enciende una luz para ponerla debajo de un almud, dijo Cristo al referirse a la función de su cuerpo sobre la tierra.

Cuando más se intente callar tu fe, cuando más se quiera aprisionarte, habla de tus convicciones, proclama a tu Salvador y anuncia su poder inagotable.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: