Los necios y los refranes

La Biblia dice en Proverbios 26: 7

Las piernas del cojo penden inútiles; así es el proverbio en boca del necio.

Por mucho tiempo me dediqué a recolectar refranes mexicanos o dicho populares como también se les llaman. Les comparto algunos de ellos:

A caballo regalado no se le mira el diente.  Risueño el niño y todavía le hacen cosquillas. No es lo mismo ser borracho que ser cantinero. Caballo grande, ande o no ande. Para ser hay que parecer. Nada sabe de violín y todos los sones toca. Matar pulgas a balazos. El que con leche se quema, hasta el jocoque le sopla.

No hay milpa sin huitlacoche, ni fiesta sin un maldito. Dices las verdades y pierdes las amistades. Ira de hermanos, ira de diablos. Para uno que madruga hay otro que no se duerme. Si quieres ser estafado paga por adelantado. El pan ajeno hace al hijo bueno. Buey viejo surco derecho y Chango viejo no aprende maroma nueva.

Y puedo seguir citando innumerables dichos y sentencias que recogen la sabiduría popular. Pienso que con atender toda esa sabiduría del pueblo las personas nos podríamos ahorrar muchas horas de preocupación, dolor y sufrimiento porque encierran mucho conocimiento practico de la vida.

Los proverbios que diseñó Salmon forman fueron inspirados por Dios y están en la Escritura para ayudarnos a bien vivir. Atenderlos traerá paz y descanso a nuestras vidas porque viviremos tranquilos, sin tropiezos y sin apresuramientos, pero sobre todo, con mucha tranquilidad.

Pero Salomón sabe que muchos los desatenderán. Muchos cerrarán sus oídos a lo que dicen no solo los Proverbios de la Biblia, sino también a todos aquellos dichos populares como los que he mencionado al principio de este devocional y entonces cumplirán la sentencia que escribió el autor del libro de los Proverbios.

Serán unos necios para los cuales los dichos, refranes, proverbios y sentencias resultan inútiles porque no los oyen y si los oyen no los aplican a su vida cotidiana. Estará por demás enseñárselos o decírselos porque definitivamente no les harán caso y vivirán en la insensatez permanente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: