Las hipérboles de Jesús

La Biblia dice en Mateo 19: 24 Otra vez os digo que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.

Los cuatro evangelios están poblados de hipérboles. La hipérbole es una figura literaria que a través de una exageración o un aumentar o disminuir de forma exagerada lo que se dice, se resalta o llama la atención sobre un hecho a fin de que los lectores o quienes están oyendo comprendan una verdad.

Jesús recurrió muchas veces a este recurso literario como cuando dijo que “si tu mano te era ocasión de caer, era mejor cortártela”. El evangelista Juan la utilizó también cuando dijo que “hizo Jesús muchas otras cosas, que si se escribiera todo, no cabrían los libros en todo el mundo”. Fue una hipérbole.

La exageración no pretende convertir una idea o expresión en algo grotesco o sin sentido, todo lo contrario su función esencial es resaltar el tamaño de la verdad o la importancia de la verdad que se está comunicando. Frente a un hipérbole estamos frente a una trascendental verdad que de ningún modo se puede ignorar o hacer a un lado.

En ciertas enseñanzas Cristo quería que sus seguidores la entendieran claramente y usó esta clase de ejemplos a fin de que quedarán sellado en su corazón los principios que quería que ellos retuvieran a fin de no incurrir en esa clase de errores o equivocaciones a la hora de presentarse una situación semejante.

Pasar un camello por el ojo de una aguja ha tenido las más diversas interpretaciones: algunos piensan que se refiere a un lugar muy estrecho que existía en Jerusalén por donde pasaban muy complicadamente esos animales. Algunos otros dicen que la palabra “kamelon” que quiere decil camello, en realidad debe ser “Kamil” que significa soga.

Según ellos, la palabra soga se ajustaría mejor porque el texto diría así: “es mas fácil que una soga pase por el ojo de una aguja”, pero es más sencillo pensar que es una hipérbole para enseñarnos que los ricos se les dificulta su ingreso al reino de los cielos porque esa es la función de la hipérbole: exagerar y entre más grande la exageración mejor.

Atención aquí. No quiere decir que no puedan ni que vayan a ser rechazados, sino que es difícil, complicado porque para muchos de ellos su dios es el dinero. Algunos entrarán, claro que sí. ¿Por qué Jesús quiso enseñar esta verdad con esa figura literaria? Porque quiso subrayar esta verdad para sus apóstoles y para los poseedores de grandes bienes.

El reino de los cielos está abierto para todos, pero a los hombres con riquezas el acceso está reducido porque ellos mismos lo empequeñecen. Cambiar su dios del dinero al Dios verdadero hace que la puerta se haga cada vez más chica que llega a ser como si se trata de pasar un camello por el ojo de una aguja.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: