Las decisiones perfectas de Dios

La Biblia dice en Proverbios 16: 33 La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es la decisión de ella.

La Nueva Traducción Viviente de la Biblia traduce así este verso: Podremos tirar los dados, pero el Señor decide como caen. En tanto que la Nueva Versión Internacional lo hace de la siguiente forma: Las suertes se echan sobre la mesa, pero el veredicto proviene del Señor. Y la versión al Lenguaje Actual dice: El hombre propone y Dios dispone.

Echar suertes fue una peculiar manera para descubrir la voluntad en tiempos bíblicos tanto del Antiguo como Nuevo Testamento. Así los marineros supieron que por causa de Jonás se había levantado un fuerte viento que amenazaba con quitarles su vida y así eligieron los apóstoles al sucesor de Judas Iscariote, entre otros muchos ejemplos.

Ese sistema estaba diseñado para conocer y reconocer la voluntad del Señor. La persona que se sometía a ese mecanismo consistente, a veces en bolsas de donde se obtenía un papel, debía estar muy consciente de que la decisión de Dios era inapelable y era indispensable someterse a ella por más dura que fuera.

La palabra “decisión” que usa la versión Reina Valera 1960 procede de la raíz hebrea “mishpat” que tienen relación estrecha con un veredicto, sentencia o determinación de carácter legal. Mishpat se utiliza generalmente en el contexto de palabras como jueces, tribunal, juicio y juzgar, todo en el ámbito legal o de carácter de justicia humana.

Una vez decidida la suerte, era inapelable la determinación tomada por Dios con lo que entendemos que el principio general era someter nuestra voluntad a la del Creador sin chistar y sin molestarnos. Es el reconocimiento maduro de que Dios ha decidido y su decisión ha sido la mejor.

Hoy en día los creyentes no echamos suertes porque tenemos la revelación de la palabra de Dios en la que encontramos todo el consejo de Dios y ella nos guía respecto a todas aquellas decisiones o determinaciones que debemos de tomar, pero el principio de aceptar las decisiones de Dios se mantiene vigente.

Lo que Dios decida en nuestra vida será siempre lo mejor. Tal vez lo único de lo que debemos cerciorarnos es que lo que ocurra en nuestra vida forma parte del plan perfecto que Dios ha diseñado para nuestras vidas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: