Discernimiento basado en la Biblia

La Biblia dice en Hechos 17: 11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si la estas cosas eran así.

Pablo se sintió sumamente reconfortado cuando llegó al pueblo de Berea luego de una complicada y accidentada visita a Tesalónica de donde tuvo que salir huyendo ante el inminente peligro que su vida corría debido a una turba que los buscaba para atacarlos por predicar a Cristo Jesús.

Pero en Berea, el apóstol encontró otra actitud. Los habitantes de ese lugar no solo oyeron la predicación del evangelio, sino que buscaron las Escrituras para comprobar si lo que les estaban enseñando tenía como base la palabra de Dios o era una enseñanza basada estrictamente en palabra de hombres.

Los bereanos constituyen o representan a aquellas personas que escuchan una enseñanza y en lugar de emocionarse por lo novedoso o “profundo” de la doctrina, se abocan a conocer si la Biblia dice o enseña eso. Son creyentes que basan su fe en lo que dice y señala la revelación divina.

Son esa clase de hombres y mujeres que tienen la capacidad de oír, pero también tienen muy bien desarrollada su capacidad para distinguir que sí y que no procede de Dios basados en lo que dice la Escritura. Son personas que su discernimiento tiene como base lo que Dios ha revelado.

Es una disciplina que se desarrolla cuando la palabra de Dios se toma con disciplina y dedicación, con entrega y pasión. No son lectores ocasionales de la Biblia, ni estudiantes perezosos, sino lectores y estudiantes voraces que día a día avanzan en el estudio de la palabra de Dios.

Si en Tesalónica Pablo se encontró con ignorantes que en lugar de revisar a ciencia y consciencia lo que se les estaba enseñando, en Berea el apóstol se topó con gente que sabía escuchar y sabía estudiar la Biblia. Porque nada más triste en esta vida que personas ignorante o carentes de los más elementales conocimientos de la revelación divina.

Cualquier enseñanza que escuchemos debe tener como base la palabra de Dios. En tiempos donde han surgido muchas herejías es indispensable que todo lo que escuchemos pase por el tamiz de la Biblia y una vez comprobado que en efecto eso dice, aceptarlo, creerlo y vivirlo para bien de cada uno de nosotros.

Pero si una vez escuchada esta o aquella enseñanza y descubrir que no tiene base bíblica desecharla por más espiritual que se oiga.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: