Privilegios

La Biblia dice en Hechos 19: 15 Pero respondiendo el espíritu malo dijo: A Jesús conozco, y sé quien es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?

A los hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, se les hizo fácil invocar el nombre de Jesús para intentar imitar el poder que Dios había depositado en Pablo para exorcizar personas atormentadas por el maligno, sin saber que para ello se requería autoridad espiritual y no un simple conjuro como ellos creían que era.

A pesar ser descendientes de origen hebreo olvidaron que el ejército egipcio comandado por Faraón fue destruido cuando se abrió el Mar Rojo para que pasaran los israelitas, y al intentar hacer lo mismo, una vez que los judíos cruzaron, el mar destruyó a todo su compañía de militares que venían tras el pueblo de Israel.

En Hebreos encontramos relatada esa historia que dice así: Intentando los egipcios hacer lo mismo, es decir cruzar el Mar Rojo igual que los hebreos, fueron ahogados. Hebreos 11: 29.  Con lo que queda claro que Dios reserva a sus hijos privilegios y bendiciones, pero no así a quienes no conocen bien a bien lo que significa el poder de Dios que obra milagros.

Con estos dos ejemplos nos debe quedar claro que hay bendiciones exclusivas para los hijos de Dios. No serán para nadie más que para todos aquellos que han depositado toda su confianza en el Señor. Los hijos de Esceva y Faraón y su ejército creyeron que los privilegios para los hijos de Dios eran para ellos también y se equivocaron rotundamente.

Hay privilegios que Dios le da a los creyentes para demostrar que su trato es preferencial para con ellos y los resalta cuando los incrédulos pretenden tomarlos y sencillamente resulta un fiasco por decir lo menos porque a ellos no les aplica la bendición, el milagro o el ver obrar a Dios poderosamente en sus vidas.

El espíritu malo es el mismo que atormentaba a Saúl luego que fue desechado por Dios ante su desobediencia. Mil años después ese espíritu sabía quien era Pablo, pero no reconoció a los hijos del tal Esceva y eso los llevó a pasar uno de los momentos más amargos de su vida porque tuvieron que salir huyendo desnudos.

Dios nos recuerda con esta historia que el mundo espiritual existe y que los seguidores genuinos de Jesús tiene una protección especial de parte del Creador ante los ataques del maligno. Dios cuida de nosotros aun de muchas situaciones que ni siquiera llegamos a percibir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: