Dios nos sostiene

La Biblia dice en Salmos 18: 18 Me asaltaron en el día de mi quebranto, más Jehová fue mi apoyo.

El salmo dieciocho comienza con una larga inscripción que precisa cuando fue escrito. Dice así: Al músico principal. Salmo de David, siervo de Jehová, el cual dirigió a Jehová las palabras de este cántico el día que le libró Jehová de mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl.

David pasó entre cinco y diez años huyendo no solo de los filisteos a quienes infringió una vergonzante derrota al vencer a su paladín llamado Goliat, sino también de Saúl quien nunca perdonó a David por el canto que entonaban las mujeres y que decía: Saúl mató a sus miles y David a sus diez miles. Fue insoportable para todos ellos la vida de David.

El salmo dieciocho es una pieza que recoge los sentimientos de un hombre que por fin se libra de una encarnizada persecución de parte del rey de Israel. David se siente liberado y para celebrar ese hecho, no la muerte de Saúl porque tanto por él como por Jonatán levantó una endecha, compuso este hermoso salmo.

Se trata de una composición en la que vierte toda sus emociones y todo lo que Dios representa para su vida y también para presentar emociones y situaciones que vivió en esos desgraciados días en los que de lo único que estaba seguro era del día que vivía. No podía hacer más.

El verso que hoy meditamos nos ofrece justamente una de las ingratas experiencias que tuvo en esos días. Fue asaltado exactamente en el día en que estaba quebrantado. David dice que en los momentos o días en los que más difícil se tornaba su situación, sus enemigos más lo atosigaban.

En otras palabras cuando tenía un mal se le acumulaba otro mal. David esta diciéndonos que su situación se hacía insostenible porque además de enfrentar la persecución de la que era objeto, había que resolver otras dificultades. Es como cuando además de perder el trabajo, tú enfermas. O cuando tienes una deuda y pierdes tu cartera.

David supo en esos momentos que sólo Dios fue su apoyo. En esos momentos en los que todo parece empeorar podemos implorar a Dios que nos apoye. La palabra “apoyo” tiene relación con algo o alguien que sostiene a algo o alguien que se va a caer. David sentía que caía, pero Dios siempre lo sostuvo.

En esos días o en estos días de dobles o triples problemas podemos confiar que Dios siempre nos sostendrá.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: