Dios nos libra de toda conspiración

La Biblia dice en Salmos 31: 20 En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre; los pondrás en el tabernáculo a cubierto de contención de lenguas.

En el libro de Hechos 23: 12-24 encontramos la siguiente historia:

12 A la mañana siguiente, un grupo de judíos se reunió y se comprometió mediante un juramento a no comer ni beber hasta matar a Pablo. 13 Eran más de cuarenta los cómplices en la conspiración.14 Fueron a los sacerdotes principales y a los ancianos y les dijeron: «Nos hemos comprometido mediante un juramento a no comer nada hasta que hayamos matado a Pablo.

 15 Así que ustedes y el Concilio Supremo deberían pedirle al comandante que lleve otra vez a Pablo ante el Concilio. Aparenten que quieren examinar su caso más a fondo. Nosotros lo mataremos en el camino». 16 Pero el sobrino de Pablo —el hijo de su hermana— se enteró del plan y fue a la fortaleza y se lo contó a Pablo.

 17 Pablo mandó llamar a uno de los oficiales romanos y le dijo: «Lleva a este joven al comandante; tiene algo importante que decirle».18 Entonces el oficial lo hizo y explicó: «El prisionero Pablo me llamó y me pidió que le trajera a este joven porque tiene algo que decirle».19 El comandante lo tomó de la mano, lo llevó a un lado y le preguntó:

—¿Qué es lo que quieres decirme?

20 El sobrino de Pablo le dijo:

—Unos judíos van a pedirle que usted lleve mañana a Pablo ante el Concilio Supremo, fingiendo que quieren obtener más información.21 ¡Pero no lo haga! Hay más de cuarenta hombres escondidos por todo el camino, listos para tenderle una emboscada. Ellos han jurado no comer ni beber nada hasta que lo hayan matado. Ya están listos, solo esperan su consentimiento.

22 —Que nadie sepa que me has contado esto —le advirtió el comandante al joven.

23 Entonces el comandante llamó a dos de sus oficiales y les dio la siguiente orden: «Preparen a doscientos soldados para que vayan a Cesarea esta noche a las nueve. Lleven también doscientos lanceros y setenta hombres a caballo.24 Denle caballos a Pablo para el viaje y llévenlo a salvo al gobernador Félix».

La vida de Pablo corrió peligro porque hubo conspiraciones contra su vida, pero Dios siempre se mostró fiel y lo salvó de las maneras mas inesperadas. El salmista dice que en el secreto de su presencia nos guardará de aquellos que conspiran con nosotros. No tengas miedo, Dios siempre te cuida hasta de aquellos que planean en lo oculto contra ti.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: