Parábola de la Semilla de Mostaza: de lo insignificante a lo relevante

La parábola del grano de mostaza tiene como propósito central enseñar el poder del reino de los cielos en la vida de las personas para transformar algo diminuto o pequeñísimo en algo grande o enorme. Jesús hablaba con la gente y sus discípulos y quería enseñarles una y otra vez la relevancia del reino celestial justo cuando se plantaba.

Inicialmente el reino de los cielos es insignificante, inferior y hasta exiguo, pero cuando crece se vuelve imponente, impresionante y llega a ser de tal magnitud que se vuelve benéfico e imprescindible en la vida de las personas que como las aves buscan sombra y abrigo bajo sus ramas.

Jesús quería que sus seguidores valorarán la relevancia del reino de los cielos en tiempos en los que comenzaba su plantación y que nadie le daba posibilidades de avanzar, por el contrario eran tantos sus opositores que parecía una locura y un contra sentido abrazar los ideales y principios del reino.

La parábola esta estructurada de manera muy sencilla:

  1. El grano de mostaza es como reino de los cielos
  2. El grano de mostaza es una semilla muy pequeña
  3. El grano de mostaza crece como un árbol muy alto

Sin embargo la sencillez de su estructura no hace menos su relevancia e importancia para la vida de los creyentes que pueden encontrar en este relato una gran esperanza en su vida espiritual.

El grano de mostaza es como el reino de los cielos

El reino de los cielos era un concepto desconocido para los discípulos de Jesús como para nosotros. Desconocían totalmente esa verdad, el reino de los cielos se había acercado a ellos en la persona de Jesucristo y requerían con urgencia saber en que consistía.

Y Jesús echó mano de un ejemplo como era su manera de enseñar. Ese principio fue y es realmente revolucionario enseñar lo desconocido a través de lo conocido. Ellos no sabían que era el reino de los cielos, pero si sabían que era un grano de mostaza y allí radicó la efectividad en la enseñanza de Jesús.

El grano de mostaza es una semilla muy pequeña

La mostaza pertenece a las familia de las hortalizas y su semilla apenas si alcanza uno o dos milímetros. De hecho puede ser imperceptible a la vista humana. Si una de ellas cae al suelo definitivamente será muy complicado encontrarla porque es demasiado pequeña.

El reino de los cielos es así también. Al principio parece algo tan ingenuo, tan débil, tan pequeño y tan insignificante que las personas lo rechazan e inclusive se burlan de quienes abrazan ese reino. De quienes colocan a Jesús como su Rey y aceptan su señorío porque piensan que no llegarán a nada.

El grano de mostaza crece como un árbol muy alto

El árbol de la semilla de mostaza llega a medir hasta cuatro metros y medio. Quizá para algunos la altura no impresione, pero si se toma en cuenta que de un uno o dos milímetros del grano llega a crecer más de cuatro metros la proporción es sencillamente de uno por miles o millones de milímetros.

Y así ha sido y será el reino de los cielos comienza con algo insignificante y se convierte en algo muy grande.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: