Tramposos

Dice la Biblia en Efesios 4: 14 “…por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.”

Pablo le escribe a la iglesia de Éfeso, que fundó durante su tercer viaje misionero, para advertirle que la comunidad cristiana enfrentarán hombres mentirosos que para engañar serán muy astutos buscando desviarlos del Camino aún cuando para ello tengan que recurrir a las artimañas del error.

En la iglesia de Éfeso tendrán que estar muy atentos porque habrá hombres tramposos que seducirán a los creyentes con doctrinas exóticas y descabelladas con tal de ganar adeptos para sus causas muy personales, haciendo a un lado la predicación de la cruz de Cristo.

Por eso Pablo les pide en esa epístola que ya no sean como niños fluctuantes o como niños que cambian muy rápido de parecer con respecto a las enseñanzas que recibieron por parte del apóstol y caigan seducidos ante hombres y mujeres que de manera astuta los alejan de la verdad bíblica.

Pablo está consciente que uno de los grandes riesgos que tiene la iglesia es que pueden llegar a infiltrarse personas cuyos objetivos no son precisamente los más santos, sino con una agenda muy personal con tal de sacar provecho económico o material de los creyentes.

De allí la gran responsabilidad de los creyentes de madurar, crecer en el conocimiento de la palabra de Dios y sobre todo esforzarse por detectar y rechazar esta clase de falsos maestros a fin de no seguirlos y sobre todo no dejarse cautivar por ellos.

Con los sentidos más que aguzados, los hijos de Dios deben estar muy pendientes de lo que oyen y escuchan para descubrir si se está ante una enseñanza basada en la palabra de Dios o bien ante un formación espiritual basada más bien en la opinión personalísima de quien les enseña.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: