Dios concluirá su obra en nosotros

Dice la Biblia en Filipenses 1:6

Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.

Introducción

Pablo le escribe a sus amigos de la iglesia de Filipos. Una congregación muy cercana y amorosa al apóstol. El tono de la misiva es de más que del ministro o pastor hacia su iglesia es la de un amigo a un grupo de amigos distanciados por el tiempo y por las fronteras, pero ambas situaciones no han logrado modificar su amistad.

Han pasado ya varios lustros de su primera visita a sus amigos en Filipos, una colonia romana en la que habitaban mayoritariamente ciudadanos romanos y esa visita quedó marcada por varias circunstancias: 1. La liberación de un chica poseída por un demonio de adivinación. 2. Un fenomenal terremoto que destruyó la cárcel donde estaba preso el apóstol y Silas, su ayudante y 3. El bautismo inmediato de Lidia y el carcelero de la ciudad.

Muchos años después los hermanos de la iglesia de Filipos recuerdan al apóstol y agradecidos han enviado a Roma, que es desde donde se escribe esta carta, al hermano Epafrodito para que auxilie a Pablo durante su prisión domiciliaria en un hecho insólito porque Pablo siempre prescindía o evitaba esta clase de ayudas o apoyos.

La iglesia de Filipos mostraba y demostraba con creces que el conocimiento del evangelio se traducía en buenas obras. Era una iglesia que había sido bien enseñada y había aprendido bien el caminar con Cristo y lo patentizaba o demostraba mediante buenos frutos.

Este actuar ha dejado perplejo y convencido al apóstol Pablo que en los filipenses ha comenzado una obra divina que no terminará hasta que Jesucristo venga. Les reafirma su confianza en que Dios habrá de concluir lo que ha comenzado en esa iglesia. De eso esta seguro Pablo.

Confiemos: ¡Dios concluirá su obra en nosotros!

  1. Porque cuando Dios comienza una obra la termina
  2. Porque es una buen obra
  3. Porque Dios siempre perfecciona su obra

Porque cuando Dios comienza una obra la termina

Pablo esta persuadido de la afirmación que hace. La palabra persuadido procede del vocablo griego “pepoithos” que en 2ª de Corintios 2:3 se traduce como confianza. Y de igual manera en Filipenses 1:25, Filemón 1:21 y Hebreos 2:13. La expresión procede de la raíz “peithó” que en Mateo 27:20 se traduce como persuadir en el sentido de convencer y en Mateo 27:43 como confiar.

Pablo esta total y absolutamente seguro de lo que les va a decir a sus queridos amigos filipenses. No tiene la menor duda ni tampoco tiene desconfianza de lo que ocurrirá en el futuro a sus lectores. Él sabe que su convicción es firme y certera. No pasará algo diferente a lo que confía.

Esta seguridad parte de una de las premisas que Dios lo que inicia lo concluye. La creación comenzó y Dios no descansó hasta que la vio concluida en seis días con el ser humano incluido en su creación. Todo quedó en su lugar tal como lo tenía planeado nuestro buen Dios.

Luego le dijo a Noé que preparará una arca porque habría de venir un diluvio y que destruiría a toda la humanidad y a partir de la familia de ese varón se poblaría de nuevo la tierra, situación que en efecto ocurrió y Dios no se detuvo hasta que envió el diluvio y la tierra quedó nuevamente poblada.

Ejemplos como éstos sobran en la Escritura, lo que Dios comienza lo concluye. Y en el caso de los filipenses sería igual porque Dios comenzó en ellos la buena obra. La buena obra la encontramos definida en Juan 6:29. Dios inició esa obra. No fueron ellos. Fue el Señor quien lo hizo por su soberana voluntad.

Porque es una buena obra

La seguridad de Pablo no solo radica en que lo que Dios comienza lo concluye, sino en la verdad que encontramos en Hechos 5:38. La obra de Dios, la buena obra es indestructible. Lo que los humanos hacen tienen caducidad. Lo que Dios hace es eterno.

En el mundo hay toda clase de obras o acciones de los hombres, pero la buena obra es un acción de Dios porque todo lo bueno procede de Dios. De hecho el término bueno se refiere a algo que procede del bien y el bien superior siempre es Dios. Pablo esta convencido de que lo que ocurrió en Filipos fue una buen obra.

Porque Dios siempre perfecciona su obra

Si pudiéramos definir nuestra condición actual en términos de construcción podríamos decir que somos “una obra en construcción”. La palabra “perfeccionará” que usa Pablo procede de la raíz griega “epiteleó” que procede de una voz que se puede traducir como “acompletar”, “terminar” o “acabar”.

La palabra implica una obra o una acción que se va desarrollando o progresando y en ese sentido se va perfeccionado. No es que ya sea perfecto y no necesite nada más, sino como consecuencia de una ardua labor la obra va alcanzado su estado perfecto.

En el caso de los creyentes en los que Dios comenzó la obra, la perfeccionará o más bien dicho la irá perfeccionando de tal manera que se verá el progreso sin que todavía esté terminada. Llegará un tiempo en que la obra quedará sin más acción posible que aplicarle, pero eso será en el futuro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: