Caída

Dice la Biblia en Proverbios 16: 18

“Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu.”

El general francés Charles Ferdinand Latrille, conocido también como Conde de Lorencez fue el gran perdedor de la famosa batalla del 5 de Mayo de 1862 frente al general Ignacio Zaragoza en una de los pasajes más memorables de la historia de México.

En aquellos tiempos el ejército de Francia era de los mejores del mundo y el mexicano era por mucho un rival que se antojaba presa fácil para experimentados y recios hombres de batalla como los europeos. De hecho antes de iniciar la batalla de esa fecha histórica, el conde de Lorencez envió el siguiente mensaje a Napoleón:

“Somos tan superiores no solo en equipo y recursos bélicos, sino en raza, que cada parte del suelo mexicano que pisamos es casi tierra conquistada” presumió el militar.

La historia lo desmintió categóricamente. Ignacio Zaragoza lo derrotó abrumadoramente y dio a los mexicanos una de las fechas más significativa del calendario nacional.

Cuando Salomón nos advierte que la soberbia y la altivez del espíritu son la antesala del quebrantamiento y caída, uno debe mirar el ejemplo que la historia nos ofrece como en el caso del general francés. Enorgullecernos o llenarnos de soberbia sólo nos conducirá al fracaso y la desgracia.

La Escritura está plagada de ejemplos de seres que una vez que alcanzaron una posición de privilegio, en lugar de dar honor a Dios pensaron que todos sus logros obedecían a sus méritos. Lucifer, el ángel de luz, nos sirve de gran referente. Su posición de privilegio lo llevó a enaltecerse y su caída fue estrepitosa y ruinosa.

Ni que decir del rey Uzías que lleno de arrogancia profanó el templo de Jerusalén y murió de lepra, a pesar de ser un monarca sabio e inteligente, la falta de humildad terminó quitándole la vida de una manera vergonzosa y solitaria, alejado de su familia.

Por cierto, regresando a la historia de México: el telegrama que Ignacio Zaragoza envió al presidente Benito Juárez es un ejemplo de que en la victoria o el éxito la humildad será el mejor aliado: “El ejército mexicano se ha cubierto de gloria. Los franceses se han portado con valentía; su general con torpeza”, escribió.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: