Expulsan a dos evangélicos de Quiegolani

Por Octavio Vélez

Autoridades de la agencia de policía de San José Quianitas, perteneciente a Santa María Quiegolani, expulsaron al pastor de la Iglesia Pentecostés, Filadelfo Santos Pérez y a un miembro de esa religión, por oponerse a organizar la fiesta del santo patrón de la comunidad.

El ministro evangélico, informó que fue desterrado, desde el 16 de diciembre del año pasado, por no admitir el nombramiento de la asamblea de la comunidad como mayordomo de la festividad, según los usos y costumbres.

Explicó que solicitó ocupar otro cargo, como topil, regidor, secretario municipal o integrante del Comité de Agua, pero la asamblea rechazó la petición.

De esta manera, el agente municipal, Rolando Pérez López, junto con los topiles, fueron a buscarlo por la noche a su casa, para sacarlo y llevarlo a un despoblado a dos horas de distancia, a pesar de estar en ropa interior.

Al día siguiente –anotó–, regresó como caminando a su comunidad, pero nuevamente llegó el agente de policía a retirarlo por la fuerza de su domicilio.

Incluso, mencionó que la autoridad municipal amenazó con incendiar su vivienda, si no retiraba de la comunidad.

Ante esto, expuso que decidió salir de su domicilio, donde está establecido su templo, llevando consigo los instrumentos musicales, para ponerlos en resguardo en otro pueblo.

A su vez, Nicasio Lucas Santos, miembro de la Iglesia Pentecostés, dijo que fue expulsado, el 10 de diciembre, por el agente municipal y el alcalde constitucional, Felipe Martínez López, así como por el agente municipal y el alcalde constitucional electos para el 2018, Fernando Martínez López y Aurelio Pérez Lucas.

Subrayó que las autoridades pusieron como condición para no ser desterrado de la comunidad, la firma de un acta donde se comprometía a servir todos los cargos de la Iglesia Católica.

Destacó que su esposa Otilia Pérez Morales y sus seis hijos se encuentran desde esa fecha en el desamparo en San José Quianitas.

Autoridades de la agencia de policía de San José Quianitas, perteneciente a Santa María Quiegolani, expulsaron al pastor de la Iglesia Pentecostés, Filadelfo Santos Pérez y a un miembro de esa religión, por oponerse a organizar la fiesta del santo patrón de la comunidad.

El ministro evangélico, informó que fue desterrado, desde el 16 de diciembre del año pasado, por no admitir el nombramiento de la asamblea de la comunidad como mayordomo de la festividad, según los usos y costumbres.

Explicó que solicitó ocupar otro cargo, como topil, regidor, secretario municipal o integrante del Comité de Agua, pero la asamblea rechazó la petición.

De esta manera, el agente municipal, Rolando Pérez López, junto con los topiles, fueron a buscarlo por la noche a su casa, para sacarlo y llevarlo a un despoblado a dos horas de distancia, a pesar de estar en ropa interior.

Al día siguiente –anotó–, regresó como caminando a su comunidad, pero nuevamente llegó el agente de policía a retirarlo por la fuerza de su domicilio.

Incluso, mencionó que la autoridad municipal amenazó con incendiar su vivienda, si no retiraba de la comunidad.

Ante esto, expuso que decidió salir de su domicilio, donde está establecido su templo, llevando consigo los instrumentos musicales, para ponerlos en resguardo en otro pueblo.

A su vez, Nicasio Lucas Santos, miembro de la Iglesia Pentecostés, dijo que fue expulsado, el 10 de diciembre, por el agente municipal y el alcalde constitucional, Felipe Martínez López, así como por el agente municipal y el alcalde constitucional electos para el 2018, Fernando Martínez López y Aurelio Pérez Lucas.

Subrayó que las autoridades pusieron como condición para no ser desterrado de la comunidad, la firma de un acta donde se comprometía a servir todos los cargos de la Iglesia Católica.

Destacó que su esposa Otilia Pérez Morales y sus seis hijos se encuentran desde esa fecha en el desamparo en San José Quianitas.

Además, denunció que las autoridades acosan constantemente a su esposa y la han obligado a firmar un acta, donde se compromete a a apoyar la celebración de la fiesta patronal.

Aunque, dijo que lo más grave son los intentos de violación sexual a su esposa.

Con información de NVI Noticias

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: