Iglesias negras confrontan mensaje de Trump

WASHINGTON.- En medio de una animada interpretación de We Shall Overcome un sábado reciente por la mañana, Marty Austin Lamar, director musical de la Iglesia Episcopal Metodista Africana, enfatizó un cambio en la letra.

“Muy bien, no tenemos miedo, pero reemplacen ‘algún día’ con ‘hoy'”, dijo a la congregación.

Los fieles respondieron cantando: “No tenemos miedo hoy”.

Tras una semana desalentadora durante la cual el presidente Donald J. Trump usó palabras vulgares para describir a Haití y a países africanos en una plática sobre inmigración, y en un año todavía más desalentador, los feligreses afroamericanos dijeron estar batallando para comprender lo que sucedía en un país que, de forma tan reciente, tuvo un presidente afroamericano.

“No hay mucha honestidad en el país ahorita sobre quienes somos y donde estamos”, dijo Sterling Tucker, de 94 años, líder de derechos civiles en Washington.

Los estadounidenses de raza negra en iglesias expresaron frustración y decepción sobre el rumbo del país. Dijeron ver que el país desciende a una versión anterior y más desagradable de sí mismo y que Trump expresaba lo que muchos estadounidenses pensaban, incluso si era algo que ya no se sentían cómodos diciendo: que Estados Unidos prefiere a la gente de raza blanca.

“Donald Trump es el id de Estados Unidos”, dijo el reverendo William H. Lamar IV, pastor de la Iglesia Episcopal Metodista Africana Metropolitana, de 180 años de antigüedad, que está a cinco cuadras de la Casa Blanca. “EU tiene que pensar largo y tendido sobre si quiere algo diferente”.

En Atlanta, el reverendo Raphael G. Warnock, pastor titular de la iglesia donde el Reverendo Martin Luther King Jr. fue copastor, reescribió su sermón tras el comentario de Trump.

“Lo que escuchamos no era nuevo; era tocar un fondo nuevo”, dijo Warnock. “Tuve que luchar con cómo caracterizar lo que dijo sin decirlo”.

Lo que surgió fue un sermón que iba y venía entre el pasado y el presente, en el que Warnock acusó a Trump de explotar un “discurso del odio” y lo describió como “ignorante, racista y xenófobo por voluntad”.

“No sé si está escuchando y no sé si importa”, dijo Warnock en una entrevista. “Incluso si Trump se fuera mañana, de todos modos tenemos que lidiar con el enorme segmento de evangélicos de raza blanca que votaron por Trump. Mi batalla no es tanto contra Trump sino contra el Trumpismo”.

Algunos dicen que el lenguaje de Trump distrae de una cuestión de política importante y líderes eclesiásticos dijeron que eso hizo que sus comentarios fueran todavía más injustificables. Las palabras importan, dijeron, cuando salen de la boca del presidente.

“Esto no es un tío confederado que está encerrado en el ático”, dijo Thabiti Anyabwile, pastor en la Iglesia Río Anacostia en Washington. “Este es alguien que crea políticas y lo hace desde un punto de vista abiertamente racista.

“Esto nos enseña que nuestro país está en peligro. Estamos en riesgo de regresar a estas viejas políticas”, añadió.

El pastor de la Iglesia Metodista Unida Kuomba, en Kansas City, Missouri, también pensaba en Trump. El reverendo Fataki Mutambala, refugiado de la República Democrática del Congo, dijo a sus fieles que no dejaran que las palabras del Presidente Trump los perturbara.

“Que no les enfurezca el mensaje que recibieron de Donald Trump”, dijo Mutambala, quien llegó a EU hace tres años. “El respeto que ustedes reciben es de Dios”.

Los líderes de iglesias de raza negra nacidos en Estados Unidos estaban más furiosos. Anyabwile señaló que los problemas de hoy tenían sus raíces en los inicios de la historia de la nación y observó que, en contraste con Alemania tras el Holocausto, el sur de EU no ha sido obligado a confrontar totalmente el legado de la esclavitud y la Guerra Civil.

“Hay rincones de país pudieron meterse las manos a los bolsillos, silbar y marcharse discretamente, como si la historia nunca hubiera sido suya”, dijo.

Pero esa historia puede asomar la cabeza. “Somos presa de la venganza de una conciencia estadounidense que nunca se ha arrepentido de su historia racista”, dijo. “Cosas que quedaron humeantes, brasas ardientes han sido avivadas por nuestro actual Presidente y de vez en cuando vemos destellos de fuego”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: