Desierto

Dice la Biblia en Mateo 23:38

“He aquí vuestra casa os es dejada desierta.”

Una vez instalados en la tierra prometida, los hebreos sólo la dejaron en dos ocasiones:

1.El cautiverio babilónico duro exactamente setenta años como lo profetizó Jeremías cuando aproximadamente en el año 584 antes de Cristo, Nabucodonosor conquistó y destruyó Jerusalén y llevó cautivos a los judíos que después de las siete décadas regresaron a su terruño.

2.Los hebreos siguieron en su tierra hasta que Jesús lanzó esas ocho palabras en las que les anticipó que su rechazó al evangelio los llevaría de nuevo al exilio como en efecto ocurrió cuando en el año 70 después de Cristo, el general romano Tito entró en Jerusalén y destruyó el templo y desde entonces hasta hoy permanece así.

Pasaron casi dos mil años para que los judíos retornarán masivamente a su nación. En 1948 una resolución de la Organización de las Naciones Unidas les permitió retornar a su tierra donde había israelitas que siguieron viviendo allí a pesar de que la mayoría de sus conciudadanos estaban fuera.

El rechazo de Cristo trajo este exilio doloroso, pero formaba parte del plan de Dios para que los gentiles pudieran ingresar a la salvación. Nuestros hermanos mayores fueron hechos a un lado (momentáneamente) para que nosotros tuviésemos acceso a la gracia divina.

Pero las palabras de Cristo resultan muy útiles para saber la consecuencia que puede traer a la vida de las personas rechazar el mensaje de salvación que ofrece el Señor: una vida errante, sin dirección y sin rumbo. Es vivir a la deriva lejos del favor y compasión divina.

Cuando Jesús dijo esas palabras el templo de Jerusalén lucía imponente. Nadie daba crédito a las palabras del Señor, como suele suceder cuando la realidad es tan fuerte que hablar del futuro nos hace parecer unos locos, pero en el caso de Jesús sus palabras resultaron una profecía que se cumplió cabalmente.

Pero no, Jesús dijo que Jerusalén quedaría vacía y así ocurrió. Rechazar el mensaje de Cristo produce una soledad solo comparada con la que se vive en un desierto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: