Maranata, el Señor viene

Dice la Biblia en Mateo 24: 3
“…Dinos, ¿cuándo serán estás cosas, y que señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
Los discípulos quedaron impresionados con las palabras de Jesús cuando le mostraron el templo de Jerusalén y les dijo que de ese edificio no quedaría piedra sobre piedra que no sería derribada y entendieron que ese suceso sólo ocurriría al final de los tiempos y por eso le hicieron las dos preguntas que hoy reflexionamos.
Los apóstoles de Jesus quisieron indagar al menos dos cosas: 1. Cuándo serán estas cosas (la destrucción del templo de Jerusalén) y 2. Qué señal habría del regreso de Cristo y en consecuencia del fin del siglo o el fin del mundo y fueron el marco perfecto para que Jesús explicará los pormenores del fin, cuando la historia concluya.
Con las preguntas de los discípulos podemos afirmar categóricamente que este mundo se dirige a su fin, que la historia de la humanidad se encamina hacia su final.
Jesús nunca rehuyó hablar de cualquier tema con sus apóstoles y estas dos interrogantes sirvieron para que el Señor ofreciera una de las más extensas explicaciones de un tema que forma base de los cimientos de la crencia evangélica: Cristo volverá pronto.
Su regreso estará precedido por hechos que llenarán de zozobra al mundo. Hechos dolorosos para su pueblo hebreo, pero antes de ellos habrá señales para anticipar el advenimiento físco del reino de los cielos sobre la tierra con Cristo como rey de todos creyentes e incrédulos.
Cristo volverá y pondrá fin a la historia de lo seres humanos. Pondrá fin a las injusticias que a diario vivimos. Pondrá fin a la maldad que día a día vemos que se acrecienta y acabará de una vez para siempre con el pecado que nos asedia, transformando nuestro cuerpo pecaminoso en uno glorioso.
Por todo ello podemos decir confiadamente: Maranata, el Señor viene pronto y su galardón con él. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: