Cómo evita el justo tropezar ante el mal

Dice la Biblia en Salmos 37: 30-31

30 La boca del justo habla sabiduría, y su lengua habla justicia. 31 La ley de su Dios está en su corazón; por tanto, sus pies no resbalarán.

Introducción

Las cualidades y virtudes del justo son enumeradas por David para hacernos saber que en la lucha contra el mal se necesita cierta o determinada clase de conducta. El justo se apega a una manera de vivir que le permitirá sortear las dificultades que entraña luchar contra los malvados y sus nefastas acciones.

Pelear contra los malvados y contra la maldad no esta exenta de riesgos y dificultades. Una de ellas es tropezar. Es interesante saber que la palabra resbalar que procede del hebreo “maad” que en el Antiguo Testamento se traduce como titubear, deslizarse, tambalearse y vacilar.

En la lucha contra los impíos e injustos de pronto el justo puede tambalear, vacilar o titubear y en consecuencia puede tropezar y caeer. David sabe muy bien porque el tuvo un momento de titubeo y le costó demasiado caro, pero finalmente por la gracia de Dios retornó a los caminos de Dios.

El peligro es grande y por eso David se apresura a indicarnos la manera en la que el justo podrá salir airoso de su combate diario contra la impiedad de aquellos que desobedecen a Dios y hasta lo confrontan y lo increpan con palabras altaneras y groseras.

Cómo evita el justo tropezar ante el mal

I. Sabiendo hablar
A)  Con sabiduría
B)Con justicia
II. Sabiendo obedecer a Dios
A) Guarda la ley de Dios
B) Se apropia de Dios

Sabiendo hablar

En el versículo treinta David usa en dos ocasiones el verbo “habla”, lo que nos indica que en la lucha contra el mal resulta de suma importancia lo que hablamos o lo que decimos. Nuestras palabras se convierten en nuestras aliadas o en nuestra enemigas ante el conflicto que representa batallar contra los malos.

El uso de nuestros labios es fundamental a lo largo de toda la Biblia. Por ejemplo Proverbios 18: 21 dice:

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.”

La Escritura no solo se refiere al lecho de usar correctamente nuestro lenguaje, sino al hecho de controlar y dominar nuestra palabras. Y en el caso del justo cita dos características indispensables para afrontar la maldad que hay en el mundo y que a veces lo persigue.

Con sabiduría

El justo además de hablar con sabiduría, lo hace o debe hacer con justicia. Algunas versiones en lugar de traducir “habla justicia” traducen “dice lo que es justo.”

Saber que decir ante cada una de las circunstancias que a diario enfrentamos es todo un reto para todos. Nuestra reacción inmediata ante la maldad puede ayudarnos o hundirnos. Es muy complicado hablar con sabiduría con la presión encima de nosotros a causa de los malvados, pero no imposible.

Cuando David salía de Jerusalén perseguido por su hijo Absalón aconteció un suceso muy triste para David, Simei, benjamita y familiar de Saúl salió a maldecir a David en una clara afrenta que merecía la muerte, pero David supo hablar con sabiduría según descubrimos en 2º Libro de Samuel 16: 5-12.

Pero David nos da también uno de los ejemplos más contundentes que a veces cuando no tenemos nada que decir es mejor quedarnos callados. El silencio puede jugar a favor de nosotros como ocurrió con el propio David, según nos relata el 1º libro de Samuel 21: 12-15.

Con justicia

El justo no solo debe hablar con sabiduría, sino también con justicia. Algunas versiones en lugar de decir “habla con justicia” traducen simplemente como “siempre dice lo que es justo”. Es obvio que no es lo mismo hablar con sabiduría que hablar con justicia.

Hablar con justicia tiene otra implicación. La palabra justicia en la Biblia tiene diferentes vocablos hebreos. En algunas ocasiones justicia se traduce del termino tsadiq, pero en este texto procede de la raíz hebraica “mispat” que se relaciona con juicio en el sentido de derecho y tribunal o tribunales.

Al decir que el justo habla justicia y emplear esa palabra hebrea, el sentido del pasaje es que el piadoso tiene criterio, discernimiento o en otras palabras sabe lo qué lo conviene y lo que sencillamente sólo le va a traer ruina.
Hablar con justicia es hablar con criterio. Es saber responder de acuerdo a lo que merece cada persona. No todas las personas son iguales y en consecuencia no se les puede dar el mismo trato.

Nos puede ahorrar mucho tiempo y muchas frustraciones si sabemos hablar con justicia, es decir si sabemos hablar lo que a cada persona necesita oír y no tratar o responder a todos con las mismas palabras.

Sabiendo obedecer a Dios

No hay mejor manera de luchar contra el mal que obedeciendo a Dios. Es imposible luchar contra el mal desobedeciendo al Creador. Y David nos enseña la manera en que podemos o debemos asegurarnos de seguir siempre a Dios durante nuestra existencia.

Guarda la Ley de Dios

El texto dice: “La ley de su Dios está en su corazón” La primera implicación que tiene esta frase es de suma importancia. La ley de Dios o la Escritura debe estar en el corazón del ser humano. La palabra corazón en el Antiguo Testamento siempre implica el centro de la vida de las personas.

La palabra de Dios normando y guiando la vida de las personas tiene la infinita dicha de ayudar a dirigirlos hacia las mejores decisiones y en consecuencia hacia una vida de bienestar no solo en lo material, sino aún en lo espiritual.

Pero en la lucha contra el mal, la ley del Señor guardada en el corazón o si se quiere reinando en la vida del creyente es el mejor antídoto o la mejor vacuna para no tropezar en la batalla y salir airosos de la inclemente lucha y presión a la que a veces somos sometidos por vivir en la bondad y no en la maldad.

Se apropia de Dios

La segunda implicación de la frase: “La ley de su Dios está en su corazón” es precisamente la expresión “su Dios”. Para salir librado de la guerra a la que se ve sometido el hijo de Dios frente a la maldad es indispensable tomar a Dios como su propiedad.

Hacerlo vivir cada día de su vida de manera cercana y personal es la única manera de salir victoriosos y no tropezar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: