Los atributos físicos

Dice la Biblia en Cantares 8:8

“Tenemos una pequeña hermana, que no tiene pechos; ¿Qué haremos a nuestra hermana cuando de ella se hablare?”

Este texto tiene varias traducciones: La versión Palabra de Dios para Todos dice así: “Tenemos una hermana pequeña, aún es una niña. ¿Qué debemos hacer cuando los hombres empiecen a cortejarla?”. La Biblia Dios Habla Hoy enuncia: “Nuestra hermanita no tiene pechos. ¿Qué vamos a hacer con ella cuando vengan a pedirla?”.

Y la Traducción en Lenguaje Actual interpreta: “Nuestra hermana es muy pequeña;
todavía no tiene pechos. ¿Qué podemos hacer por ella si la vienen a pedir?”.

Hace muchos años conocí de primera mano esta historia:

Un amigo pastor sufrió de niño poliomielitis, lo que lo dejó sin posibilidad de caminar y para valerse por sí mismo tuvo que emplear un pesado e incómodo sistema de muletas.

Se entregó a Cristo y comenzó a servirlo, asistió al Instituto Bíblico y allí conoció a una extraordinaria mujer de la que se enamoró. Verlos caminar juntos despertó suspicacias y sospechas entre compañeros y directivos, la pregunta era: ¿Alguien podía amar a un hombre así?

El amor entre ellos floreció, pronto empezaron a hablar de boda y como todos los estudiantes del Instituto, siguieron el protocolo: hablaron con sus padres, luego con los profesores y finalmente se pactó una consejería matrimonial con el más avezado instructor de esta materia.

El joven enamorado se alegró por el mentor que habría de dialogar con ellos. Pensó que el maestro le diría a la futura esposa que, “mejor elección”, no podría haber hecho. Era un predicador, estudioso de la Escritura y consagrado al servicio de Dios.

Pero la plática giró en otro tono. El maestro le dijo a la novia que si había visto bien quien sería su esposo. Un hombre inválido, que no la llevaría de la mano, sino que más bien ella le auxiliaría y le advirtió con dureza que en el peor de los escenarios tal vez sus hijos nacerían frágiles también.

Mi amigo pastor se derrumbó en su silla. Con una tristeza profunda le dijo a su novia que si rompía el compromiso el lo entendería . Estaba consciente de su situación, pero la respuesta de la novia lo dejó perplejo: le dijo que antes ella sabía todo eso y que aún así, en esa condición, lo amaba.

Se casaron y tuvieron un par de hijos, ahora sirven al Señor con gratitud.

Cuando pienso en esta historia, pienso que los atributos o condiciones físicas de una persona jamás determinarán lo que hay en su interior.

El versículo de hoy plantea la necesidad que tenemos todos de ir más allá de la apariencia física. De adentrarnos en el corazón y buscar allí la belleza que durará para siempre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: