Dios salva

Dice la Biblia en Salmos 118: 21

“Te alabaré porque me has oído, y me fuiste por salvación.”

En la Biblia en general y en los Salmos en particular encontramos muchas razones por las cuales podemos y debemos alabar a Dios. Desde su ayuda para escapar de nuestros enemigos hasta su auxilio para librarnos de las garras de la muerte, en la Escritura descubrimos múltiples motivos para bendecir a Dios.

Tanto David como todos los autores de los tehilim (cantos) hebreos expresan diversos argumentos para llevar a sus lectores a unirse en exaltación al Creador de los cielos y la tierra. Su propósito es convocar al mayor número de adoradores para sumarse al engrandecimiento del Señor.

En el texto de hoy la razón fundamental por la que el salmista alaba a Dios es porque lo ha oído. La palabra oído empleada aquí no es la que todos usamos para referirnos al sentido de oír, sino al hecho de que Dios oye y se mueve para auxiliarnos, por eso algunas versiones en lugar de “oído” traducen ayuda, apoyo o auxilio.

El salmista ha experimentado ese gran milagro de ser escuchado y ayudado por parte de Dios. Por la expresión “me fuiste por salvación” entendemos que el salmista experimentaba una situación extremadamente difícil en la que su vida corría peligro o su vida estaba a punto de perderse.

Justo en ese momento el Señor se movió y lo auxilio de tal manera que pudo contarlo y por eso encuentra más que un motivo para alabar y bendecir a Dios y por supuesto nos invita a movernos en esa misma dirección: adorar al Señor que siempre nos oye y nos salva.

Siempre hemos de considerar que en realidad son muy pocas cosas las que vemos que Dios hace por nosotros, pero hay otras muchas más que Él hace a nuestro favor sin que las podamos ver y ese solo hecho debería servir para volcarnos en gratitud por su cuidado que percibimos y que también por el que no alcanzamos a mirar.

Dios nos salva de perder la vida o nuestro patrimonio, pero sobre todo nos salva de perder nuestra alma eternamente y esa es razón suficiente para exaltarlo por toda la vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: