¡No se dejen engañar!

Dice la Biblia en Mateo 24: 4

“Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.”

Esta fue la recomendación que Jesús les dio a sus discípulos antes de comenzar a hablar sobre su regreso a la tierra. Los seguidores de Jesús deberían tener mucha precaución a la hora de escuchar sobre el retorno del Señor a este mundo para juzgar a los vivos y a los muertos.

Hablar sobre la segunda venida de Jesucristo se puede prestar a muchos malos entendidos, a engaños de personas sin escrúpulos que temerariamente afirmarán que esa doctrina o enseñanza es una tomadura de pelo o en el peor de los casos negarán su inminencia.

Por eso Jesús se tomó su tiempo para advertir a sus seguidores sobre el peligro de caer en las mentiras de una de las enseñanzas fundamentales dentro del cristianismo: el regreso de Cristo para llevar con él a sus hijos y sentarse en su trono y abrir el tribunal para revisar vida y obra de los seres humanos.

Ninguna doctrina como la del retorno de Cristo ha sido tan “manoseada” o tan tergiversada porque al maligno le interesa sobremanera que el pueblo del Señor olvide la más grande de las promesas de Cristo: volveré y los llevaré conmigo al cielo porque sabe que un pueblo que no espera su vuelta es un pueblo atado al materialismo de este mundo.

El engaño en esta doctrina destruye inevitablemente la actitud de perseverancia y vigilancia que la iglesia debe tener: Cristo llamó a sus discípulos a velar y orar porque no sabían ni el día, ni la hora cuando Cristo del cielo aparecerá sin relación al pecado, es decir en su calidad de Señor del cielo y de la tierra.

El llamado de Cristo en el sermón del monte de los Olivos es una clara advertencia de que se debe tener cuidado a la hora de revisar los detalles que Cristo dio sobre su segunda venida a fin de no errar o no ser embaucados por falsos maestros que emplearán todas las astucias posibles para mentir.

Nadie debe engañarnos sobre el retorno del Señor a este mundo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: