El vino lleva a la insolencia

Dice la Biblia en Proverbios 20:1

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.”

Mi vida estuvo marcada por el alcoholismo. Muchos de mis familiares bebieron de una manera absolutamente desmedida. Vi, no me contaron, todas las insolencias y los actos más escandalosos inimaginables cometidos por mis familiares que asumieron como estilo de vida embrigarse en la primera oportunidad.

Podría contar muchísimas historias de seres muy apreciados que convirtieron su vida en un verdadero infierno por dejarse llevar por el placer momentáneo que produce el alcohol en el cuerpo y poco a poco se convirtieron en sus esclavos y a algunos les costó la vida.

La advertencia que lanza Salomón en este texto no es exagerada ni alarmista, todo lo contrario: es un urgente llamado a la juventud para no dejarse engañar por este peligroso adversario agazapado siempre en el engaño del placer.

La Nueva Versión Internacional traduce este texto así: “El vino lleva a la insolencia, y la bebida embriagante al escándalo; ¡nadie bajo sus efectos se comporta sabiamente!”. Y la Traducción al lenguaje actual lo hace así: “Es de tontos emborracharse, porque se pierde el control y se provoca mucho alboroto.”

Una de las más peligrosas adicciones que el hombre puede tener es el alcoholismo. El sufrimiento de quien tiene esa inclinación es inenarrable, sólo superado por el dolor que provoca en quienes le rodean: familia, amigos, compañeros de trabajo se conduelen al ver a una persona que ha perdido la batalla contra el vino.

Y es que una persona que se abandona a la bebida tiene como destino ineludible la muerte. Podemos decir que es una agonía lenta que lle lleva poco a poco a perder patrimonio, familia y finalmente la dignidad, sin contar su salud que se deteriora día a día hasta que su corazón falla.

El sabio Salomón escribe sobre lo pernicioso que resultan las bebidas embrigantes para advertir que se debe ser muy cauto con ellas. Son peligrosas y hombres y mujeres deben saber que su falta de control llevan a las personas a cometer actos sumamente vergonzantes que muchas veces son irreparables.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: