Disposición

Dice la Biblia en Salmos 57: 7

“Pronto está mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto; cantaré y trovaré salmos.”

La Real Academia de la Lengua Española define la palabra dispuesto como “hallarse apto y listo para algún fin” y esa es la condición en la que se declara el salmista con respecto a Dios. El autor del salmo se encuentra preparado para cantar y trovar salmos delante de Dios.

Esta actitud es de las que más agradan a Dios porque supone a una persona con toda la comprensión y entendimiento de lo que va a hacer. La disposición hace que las personas hagan las cosas sabiendo lo que están haciendo y no como algo mecánico o superficial.

Y hay algo que debe hacer siempre bajo esta condición: adorar a Dios en una de sus vertientes más deliciosas que él mismo nos ha dado: cantarle. Dios espera de nosotros canciones nacidas de un corazón agradecido que disfrutan a cabalidad el sonar de nuestras cuerdas vocales.

En sentido contrario, la indisposición es la falta de preparación para hacer algo, por ejemplo cantar al Señor, pero eso no es lo que le ocurre al escritor de nuestro texto de hoy. Él ha superado este estado que muchas veces llega a la vida de las personas y les dificulta acercarse a Dios.

El corazón del compositor de esta plegaria está firme en su determinación y nada hará cambiarle de opinión, ni las circunstancias adversas, ni las personas que se opongan a su decisión. Él seguirá adelante en su propósito porque así lo ha establecido en su corazón.

Su actitud nos sirve mucho como ejemplo para todos nosotros que en ocasiones sentimos cierta indisposición para alabar a Dios porque nos muestra que todo tiene como principio una decisión nacida en los más interno de cada uno de nosotros para buscar el rostro de Dios.

El beneplácito de Dios ante hijos suyos con disposición es mayúsculo porque han entendido a que clase de Dios le dirigen sus alabanzas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: