Ayuda idónea

Dice la Biblia en Génesis 2: 18

“…le haré ayuda idónea para él.”

Dios creó a Adán y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrará y lo guardase con la orden de poder comer de todo árbol del huerto, menos del árbol de la ciencia del bien y el mal porque el día que lo comiere de cierto moriría, pero estaba sólo en medio de toda la creación.

Al verlo completamente solo, rodeado de animales y vegetación, Dios comprendió que la soledad no era buena para el ser humano y entonces determinó crear a Eva a quien el Señor definió sencillamente como “su ayuda idónea” y así fue como se instituyó el matrimonio en la humanidad.

Los roles que encontramos en el libro de Génesis en el matrimonio son básicos: el hombre trabajando y cuidando el huerto y la esposa ayudándole en esa tarea de la manera más adecuada. Y ese principio es básico para que el matrimonio funcione: el hombre laborando, proveyendo para la familia y la mujer acompañándole y ayudándole de forma pertinente.

En tiempos en los que las relaciones matrimoniales parecen entrar en crisis y cuando la pertinencia de la familia en la sociedad parece perderse, conviene recordar el esquema bajo el cual se decidió crear el matrimonio y sobre todo conocer al Autor de esa institución.

Ignorarlo a él e ignorar las funciones de cada uno de los consortes tiene en esa relación irremediablmente llevará a la pareja a dudar sobre si la decisión de unirse en matrimonio fue la más adecuada, pero conocerlas y aplicarlas hará de la vida matrimonial en una aventura, no exenta de contrariedades, pero aventura al fin de cuentas.

El conyuge debe aplicar todo su esfuerzo a trabajar y la esposa debe estar a su lado ayudándolo de manera adecuada, es decir de acuerdo a las necesidades que se presenten en su vida en común. Algunas lo harán desde casa y otras fuera de casa.

Como no todos los varones son iguales de la misma manera no todas las ayudas idóneas serán idénticas. Pero si todas serán ayudas. De esa manera el matrimonio funcionará y permitirá a los consortes consolidar una familia cuyos miembros disfruten el hecho de pertenecer a ella.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: