El mentiroso y el malvado solo oyen a los mentirosos y malvados

Dice la Biblia en Proverbios 17:4

“El malo está atento al labio inicuo; y el mentiroso escucha la lengua detractora.”

Me gusta la traducción que la versión al lenguaje actual hace de este texto: “El mentioroso le cree al mentiroso y el malvado le cree al malvado.” El texto presentado de esta forma nos ayuda a entender el problema que enfrenta las personas dedicadas a mentir y a hacer maldades: solo pueden confiar en gente mentirosa y malvada igual que ellos.

El castigo a los mentirosos es precisamente ese: que caigan una y otra vez en manos también de mentirosos. Podrán engañar a mucha gente de buena fe, podrán mentir asombrosamente para lograr sus objetivos, pero tarde o temprano caerán en manos de hombres y mujeres idénticos a ellos o peores que ellos.

Pero además de esta merecida recompensa, los engañadores son incapaces de aceptar la verdad o escucharla siquiera. La verdad les repele, les incomoda y en cietro modo hasta les fastidia porque los presenta tal cual son y eso resulta inconveniente para sus intereses.

Y los malvados caminan esa misma senda. Dañan, perjudican y lesionan a muchos justos, pero también ellos recibirán la justa retribución de sus malignas acciones y para ello se encontrarán con malvados todavía peores que ellos que Dios usará para darles su castigo.

Y es que por lo general los malvados siempre se asocian con malvados. Los bandidos conviven mejor con los bandidos, pero su unión o su relación está condenada al fracaso porque muy pronto descubrirán que son iguales y su sociedad terminará más o menos como ellos son: violentos y destructivos.

El proverbista nos introduce en ese mundo oscuro y sombrío de los mentirosos y los malvados. Un mundo anárquico donde nadie parece dar cuenta de nada, pero en el que por supuesto existe la retribución a cada una de las obras de quienes allí convergen y conviven.

Ese es el mundo del que el justo debe apartarse porque nada bueno se puede sacar de allí y por el contrario sólo puede traer tristeza y perdidas cuando alguien se asoma para saber lo que allí sucede.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: