Responsabilidades compartidas

Dice la Biblia en Génesis 3:12

“La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.”

Con esta expresión Adán se quiso deshacer de su responsabilidad por el pecado cometido en el huerto del Edén. El primer ser viviente en la tierra y el primer esposo del primer matrimonio de la historia de la humanidad buscaba salir a como diera lugar del grave problema en el que estaba metido.

Y no tuvo empacho en responsabilizar a su pareja con tal de evadir su responsabilidad al violar el único mandamiento que Dios les había dado. No hay que olvidar que a él fue al único que se le dijo que no comiera del árbol de la ciencia del bien y el mal porque de hacerlo moriría, no fue a Eva, sino a  él. Y por eso Dios lo busco a el y no a Eva. Por supuesto que Dios sabía quien había cometido la infracción.

Pronto Adán aprendió que en el matrimonio como en muchas otras relaciones hay privilegios y obligaciones de manera igualitaria. Es decir las responsabilidad son 50-50 porque los deleites también son 50-50. Esa fue la primera lección que Dios le quiso dar y es una lección para todos los esposos.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: