Consuelo

Dice la Biblia en Salmos 119: 52

“Me acordé, oh Jehová, de tus juicios antiguos, y me consolé.”

El presente del salmista era duro. Vivía en aflicción. Las dificultades y los problemas crecían y le hacían sufrir. En medio de las congojas y en su búsqueda por consuelo el salmista dirige su mente a los milagros divinos de la antigüedad.

El autor del texto de hoy trae a la memoria lo que el Señor dijo en el pasado y como lo cumplió. Hace miles de años le dijo a Noé que destruiría la tierra con un diluvio por la violencia y perversidad que había en ella y le pidió que construyera una arca. Salvó a un justo en medio de una generación perdida.

Luego le dijo Abraham que haría de él una nación grande y numerosa como la arena del mar. Se lo dijo cuando ya era anciano y su esposa Sara era estéril, y también lo cumplió. El padre Abraham es hoy el ascendiente más importante de millones de hebreos instalados en la tierra de Israel y en todo el mundo.

También hace muchos años Dios le prometió al pueblo de Israel que les daría una tierra para habitar y les entregó Jerusalén, cumpliendo así sus promesas porque él “no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta”.

En este texto, el salmista mira al pasado para encontrar consuelo en la Palabra de Dios. Y nos invita a todos nosotros a recordar. Cuando la aflicción toca a la puerta es bueno volver a descubrir los sucesos escritos en la Biblia.

Es edificador traer a la memoria lo que Dios ha hecho, las escrituras son un bálsamo al alcance de todos y cerca de nuestra mano, sobre todo en estos tiempos donde la injusticia campea, donde los malvados y ruines parecen vivir sin ninguna clase de castigo y donde el dolor y sufrimiento crecen cada día.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: