Gobierno

Dice la Biblia en Proverbios 25: 5

“Aparta al impío de la presencia del rey, y su trono se afirmará en justicia.”

La Biblia de Jerusalén nos traduce este texto así: “aparta al malvado del rey y su trono se afianzará en justicia.” En tanto que la Biblia de América dice: “Sean dispersados los inicuos de la presencia del rey, y su trono se afirmará con justicia.” La Biblia Dios Habla Hoy dice así: “apartar del servicio del rey al malvado y su trono se afirmará en justicia.”

Para que un gobernante despliegue una buena gobernanza, según este texto, se requieren por lo menos dos virtudes: a) amar la justicia o por lo menos desearla y b) deshacerse del impío o malvado para que su gobierno se afirme en justicia y pueda bien dirigir el destino de su nación.

Amar la justicia, se entiende como la capacidad de dar a sus gobernados lo que en derecho le corresponda a cada uno de ellos, respetar su dignidad y fomentar una convivencia basada en la aplicación de los principios básicos de igualdad.

Una vez cumplido este requisito es indispensable ubicar y prescindir del impío que algunas de las versiones traducen como malvado o inicuo, es decir aquella clase de personas que buscan a toda costa solo su beneficio sin reparar en atentar contra la dignidad de los ciudadanos.

Una vez hechos estos dos ejercicios , el gobernante podrá estar en posibilidad de afirmar su labor. Pero si no ama la justicia o no la desea, difícilmente podrá ser un buen gobernante y por supuesto que jamás se deshará de los malvados, sino por el contrario serán sus pilares para gobernar.

El capítulo veinticinco del libro de Proverbios comienza señalando que estas sentencias de sabiduría fueron escritas por el rey Salomón y recopiladas por los varones del rey Ezequías. A los monarcas de Israel les interesó todo aquello que el rey sabio de Israel escribió sobre como dirigir bien una nación.

Contra lo que muchos pueden pensar, la Biblia habla mucho acerca del gobierno humano, de cómo se ejerce y como debería ejercerse, no para que los hijos de Dios se apasionen por sus temas, pero sí para que los tengan como referente y tengan claridad que ambas instituciones serán siempre antagónicas.

Por ejemplo cuando Cristo les explicó las diferencias sustanciales entre el gobierno de la iglesia y el gobierno humano dijo:

“…Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor…”. (Mateo 20:25-26).

Y cuando Poncio Pilato se ufanaba de tener el poder para liberar a Jesús de las acusaciones mortales de los judíos, el Señor le recordó: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene”. (Juan 19:11).

Salomón fue esencialmente un rey. Un monarca filósofo o reflexivo según se quiera aceptar. Si bien sus proverbios eran sobre las relaciones entre padres e hijos, muchos de sus dichos y declaraciones tenían relación muy estrecha con la forma de gobernar o la gobernanza.

Salomón fue uno de los más grandes sabios al frente de un gobierno en tiempos en que el desarrollo de las democracias era muy lejano. Eran tiempos de monarquías absolutas.

El monarca de Israel aborda un tema de gran relevancia para quienes dirigen un país o una nación: los exhorta a revisar minuciosamente de quienes se rodean para tan elevada tarea; liderar el destino de millones de personas que verán afectada su vida con las decisiones que se tomen requiere personas honradas.

El poder humano es corrosivo. Y en derredor suyo se instalan toda clase de personajes: los más, ambiciosos; pocos, pero muy pocos, bien intencionados con deseo de servir a su país. La mayoría más bien interesados en sacar el mayor provecho material de su posición. Por lo menos esa es la triste historia de México.

En síntesis podemos afirmar que si queremos conocer como gobierna un país un presidente es muy sencillo: miremos la clase de personas que lo rodean.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: