Hasta lo último de la tierra

Dice la Biblia en Mateo 24:14

“…será predicado este evangelio del reino en todo el mundo…”.

El evangelio habrá de llegar a todo el mundo y entonces vendrá el fin. Los esfuerzos de la iglesia siguen concentrados en llevar las buenas nuevas a todo el orbe porque, además de formar parte de los mandamientos que Cristo dejó, constituye una de las maneras en las que confirmamos nuestro deseo o nuestro anhelo de que Jesús vuelva pronto.

El avance tecnológico experimentado a finales del siglo pasado y en los albores de esta centuria han ayudado al cuerpo de Cristo a avanzar en esta importante tarea en todo el mundo. A la radio y a la televisión ahora se ha sumado el internet que ha permitido difundir de manera masiva el evangelio de Cristo a millones de seres humanos.

El fin entonces se acerca o si mejor se quiere, el regreso de Cristo está cada vez más a la vista. Y eso es motivo de alegría y regocijo para la iglesia porque viene por ella para llevarla consigo a la cielo. La promesa que le hizo a sus discípulos antes de ser llevado al cielo es que volvería otra vez y esa promesa está muy cerca de cumplirse.

La proclamación de las buenas nuevas se hace hoy por todos los medios posibles para que ningún ser humano pueda llegar al tribunal de Cristo y exponer como defensa suya que nunca oyó o nunca escuchó el mensaje de Jesucristo, el Hijo de Dios. Todos habrán de oír y todos habrán de dar cuenta de la respuesta a la predicación.

Cristo señaló claramente que la última señal para su retorno a la tierra sería su mensaje por todos lados y estamos muy cerca de ese punto.

Cada que predicamos o cada que anunciamos el mensaje de salvación lo que estamos haciendo cada uno de nosotros es participar en la tarea para encontrarnos con Cristo Jesús y ser transformados en un abrir y cerrar de ojos.

A los doce discípulos que comenzaron la predicación les dijo que llevarán su mensaje a Jerusalén, Judea, Samaria y hasta la último de la tierra. Estamos en la última parte: lo último de la tierra. Cristo vuelve pronto. Aleluya.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: